15 de agosto de 2018 00:00

Seis estadios y coliseos del Ecuador arrastran pagos no legalizados

Así se observa el estadio Eddy Coello -Sucúa- desde la parte alta. Su cancha sufre inundaciones. Foto:  Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Así se observa el estadio Eddy Coello -Sucúa- desde la parte alta. Su cancha sufre inundaciones. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cancha sintética sin drenaje adecuado, techo parchado con impermeabilizantes, duelas del piso con polilla, estucos rotos. Este tipo de daños se evidencia en el estadio Eddy Coello de Sucúa (Morona Santiago) y en los coliseos de Déleg (Cañar) y Girón (Azuay). Este Diario visitó esas obras.

A estos escenarios deportivos se suman los estadios de Borbón (Esmeraldas); Ricardo Flatz (Zamora Chinchipe) y al coliseo Químiag (Chimborazo) con líos pendientes.

Robros no legalizados, en 6 estadios y coliseos


Estas obras contratadas por el ex-Instituto de Contratación de Obras (ICO) y manejadas actualmente por el Secob, registran un aumento de precio respecto del valor inicial de USD 2,2 millones.

El coliseo Esteban Lucero de Girón tiene problemas legales resueltos, según el Secob, pero registra una alza de costo de USD 276 036. Este monto adicional se debe a rubros nuevos no contemplados en los contratos. Por ejemplo: aumento en las cantidades de la demolición de la estructura de hormigón armado, estructura metálica, excavación mecánica, transporte de material, retiro de cerámica, mampostería de bloque, enlucidos, entre otros.

Esta obra se inauguró el 10 de julio del 2013, pero enseguida se detectaron fallas. Las duelas del piso tenían polilla por falta de tratamiento y aún persisten, se instalaron soportes de los tableros de baloncesto de mala calidad y no se delimitó correctamente la cancha.

El concejal Fausto Ávila explicó que este sitio es administrado por el Municipio de Girón desde el 2014, y puntualiza que se trató de una reconstrucción en la cual no se intervino la cubierta, cuya vida útil está por terminar. Hay goteras.

Una parte del tumbado del coliseo de Déleg no está enlucida. Foto: FOTO: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Una parte del tumbado del coliseo de Déleg no está enlucida. Foto: FOTO: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

En el estadio Eddy Coello, en Sucúa, también hay valores nuevos no legalizados, que impactaron en el costo final. Actualmente, las autoridades esperan que entre en vigor la Ley Económica urgente para poder resolver el pago pendiente. Este estadio terminó con un aumento de USD 702 781 sobre el costo inicial, que se plasmó a través de un contrato extra, dos órdenes de cambio, otra de trabajo y un reajuste.

Pese a esto, la cancha sintética registra constantes inundaciones por las lluvias permanentes. También hay deterioro de la pintura en las canchas de uso múltiple, a cargo del Municipio de Sucúa.

Cristian Castillo, director administrativo municipal, reconoció que desde hace cuatro años “el sistema de drenaje nos ha causado problemas”. La cancha se inunda y la pista que es de polvo de ladrillo está deteriorada por la acumulación de agua. Se buscan soluciones.

El Secob explicó que la repotenciación del estadio Eddy Coello se realizó en cumplimiento a los diseños y especificaciones técnicas en los estudios entregados por el Ministerio del ramo.

En el caso del coliseo de Déleg, en Cañar, hay parches de impermeabilizante para tapar goteras. Por ese motivo, algunas partes del enlucido del tumbado se dañaron.

La inauguración de la obra fue el 8 de enero del 2013, pero Giovanni Chuya, presidente de la Liga Deportiva Cantonal de Déleg, explica que tras este acto el coliseo estuvo abandonado durante un año. Luego, la Liga Cantonal asumió la administración. “Hubo goteras y las matrices de agua potable estaban rotas, tengo fotos notarizadas”, enfatiza.

El 19 de agosto del 2015, el Secob suscribió con el ex-Ministerio del Deporte el acta de entrega recepción de la obra, para que fuese el custodio, administrador y el que se encargue del mantenimiento de la infraestructura deportiva.

El incremento de costos de este coliseo también se debió al aumento de cantidades y rubros nuevos que constan en tres órdenes de cambio, una orden de trabajo y un contrato complementario.

En Zamora Chinchipe se ejecutaron el cerramiento y los graderíos del estadio Ricardo Flatz, de Paquisha, cuya entrega fue en junio del 2013 pero aún no tiene resueltos sus problemas contractuales.

El estadio de Borbón fue inau­gurado el 10 de septiembre del 2015, con un costo inicial de USD 1,48 millones, pero terminó en 2,41 millones, debido a obras de estabilización del suelo e instalación del sistema de luminarias, que se contempló. Estos rubros ejecutados no estaban legalizados para el pago, según el Secob.

El representante de la constructora Razconsa, Alberto Racines, explica que el Secob contemplaba en el proyecto una excavación de 20 cm para levantar las bases de la obra, pero al ser un terreno fangoso se excavó hasta 13 metros.

El trabajo lo hizo el ingeniero Jorge Raad, quien tras el estudio de suelo, que implicaba excavaciones, recomendó poner pilotes en la parte baja, para garantizar la estabilidad de toda la construcción.

Según el técnico, eso se debía hacer para que la infraestructura soportara el peso de hasta 1 500 personas. Esos procesos fueron avalados por el Secob, que consta en actas de entrega recepción, dijo Racines.

Existe una acta de entrega recepción de la obra del 21 de agosto del 2015.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)