22 de octubre de 2017 00:00

Rocío González, el rostro social del Gobierno

Rocío González participó el 17 de octubre en un acto en el albergue San Juan de Dios. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Rocío González participó el 17 de octubre en un acto en el albergue San Juan de Dios. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 23
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 10
Adriana Noboa

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Rocío González se ha convertido en el rostro que representa al Gobierno del presidente Lenín Moreno, en el área social. Desde el 24 de mayo pasado ha mantenido 53 jornadas públicas de trabajo o de actividad política.

Solo 13 de ellas han sido para acompañar al Primer Mandatario en eventos o viajes oficiales. Aunque la Primera Dama mantuvo una agenda paralela de trabajo. Esto sucedió, por ejemplo, en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, y el viernes pasado durante el Gabinete Binacional, en Perú.

Las demás actividades han sido para cumplir con sus tareas gubernamentales. Esto, según la información difundida por Las Manuelas, que reporta todas sus actividades en sus canales de comunicación.

Rocío González es la presidenta del Comité Interinstitucional del plan Toda una Vida. El propio Moreno la delegó como su representante.

Esta entidad coordina y articula las políticas públicas y acciones para la implementación de las misiones Toda una Vida, que agrupa ocho programas, y Las Manuelas.

María Alejandra Vicuña, vicepresidenta encargada y ministra de Vivienda, trabaja de cerca, por el programa Casa para Todos. Ella enfatiza que Toda una Vida es la prioridad del Gobierno y que González tiene una trayectoria importante en el área social.

Aunque la Secretaría Técnica para el Plan es el ente coordinador, liderado por Irina Cabezas, González es la que representa al Gobierno en distintas instancias. Y es también, como lo dijo el mismo Jefe de Estado, la embajadora de la misión Toda una Vida.

Debido a esto,Rocío González ha participado, por su cuenta, en al menos 19 eventos y reuniones en Quito, ocho en Guayaquil y otras en Manta, Sangolquí, Babahoyo, Portoviejo, Santa Elena y hasta en Nueva York.

Por ejemplo, se ha ganado el apoyo político de las esposas de los alcaldes y prefectos de 17 provincias para trabajar por el programa Casa para Todos. Ha visitado casas de salud, albergues, fundaciones, centros de atención para niños, ancianos y personas con discapacidad. Y hasta ha participado en dos carreras deportivas.

De igual forma ha promocionado los programas sociales de Moreno y ha buscado el apoyo de organismos como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ONU Mujeres, Unicef, el Programa Mundial de Alimentos, el Banco Mundial, las organizaciones mundiales del Turismo y la Salud, entre otros.

El gobierno del presidente Lenín Moreno retomó la figura de la Primera Dama, que estuvo fuera del escenario político durante la década anterior, con el expresidente Rafael Correa.

González dice que no comulga con la denominación de Primera Dama. Siempre deja en claro que todas las ecuatorianas son damas de primera.

Tampoco es una figura mediática; prefiere trabajar al margen de las cámaras y los flashes. Por eso también las entrevistas con los medios de comunicación no son una prioridad en su agenda.

Su discurso se centra en las responsabilidades, pero también habla sobre la equidad de género y la lucha contra la violencia a las mujeres cuando comparte con la comunidad.

Como González lo explica, su trabajo es “ad honorem totalmente” y es algo a lo que el Gobierno le da mucho énfasis. El Decreto 57 así lo determina, ella no recibe una remuneración mensual. Sin embargo, los gastos que genera su representación son asumidos por la Secretaría Técnica.

Quienes la acompañan son funcionarios de la Presidencia de la República y de la Secretaría de Comunicación (Secom). Además, por su condición de esposa del Primer Mandatario, cuenta con un equipo del Servicio de Protección Presidencial.

El primer grupo, de la Presidencia, la acompaña, asiste y asesora. Son quienes llevan su agenda y se encargan de las relaciones públicas.

Son dos funcionarias las que están siempre a su lado. Los demás se encargan de la logística, y su número depende del tamaño del evento o de quién lo organice. Además de un fotógrafo y un camarógrafo, que recaban el material oficial que es difundido principalmente por redes sociales.

El segundo grupo, de la Secom, se encarga de promocionar sus actividades, notificarlas a los medios de comunicación y finalmente
difundir el material.

Además, dependiendo también del evento, hay funcionarios de otras entidades públicas que colaboran con la organización y comunicación.

Esto porque el Comité Interinstitucional está conformado por otros siete miembros, los representantes de las secretarías de Planificación y de la Política y los ministerios de Salud, Educación, Inclusión Social, Vivienda y Finanzas. Ellos son quienes se encargan de ejecutar los beneficios de los distintos programas.

El tercer grupo, el de seguridad, se encarga de su movilización y garantizar su seguridad. Son varios los servidores que han asumido también la tarea, pero dos colaboradoras son las que más cerca están de ella. Se encargan, además de llevar sus pertenencias, de recolectar los regalos que recibe en los recorridos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (14)