23 de diciembre de 2020 20:41

Las reuniones virtuales son la opción para evitar el contagio  

Los esposos Cruz Falcones y Abraham Cheing asisten a reuniones vía Zoom, como parte del programa Acompañamiento virtual de la DASE. Foto: Cortesía

Los esposos Cruz Falcones y Abraham Cheing asisten a reuniones vía Zoom, como parte del programa Acompañamiento virtual de la DASE. Foto: Captura

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Elena Paucar

Las camas con conexión de oxígeno, los insumos y el tomógrafo están listos para la atención en el Hospital Bicentenario de Guayaquil. Pero el personal médico de esta unidad municipal espera que no lleguen nuevos pacientes.

Su mensaje se resume en un video que circula en las redes sociales del Cabildo. Médicos, enfermeras, auxiliares… todos coinciden en una frase: “no quiero conocerte”. “No queremos verte necesitando oxígeno en cualquiera de estas camas”, dice al final del video el director municipal de Salud, Carlos Salvador.

Campañas de este tipo se repiten en el mundo ante el riesgo de aumento de contagios de covid-19 por los festejos de Navidad y fin de año.

Algunas se han hecho virales, como la foto de un médico español con un cartel que representa un chat entre amigos. En la conversación planifican una cena a la que irán “unas 15 personas” pero termina con un contundente: “Te saliste del grupo”.


Ser parte de conglomerados o grupos forja la identidad de las personas, como explica el psicólogo clínico Christian Yong. En estos espacios se siente mayor seguridad, pero la pandemia ha cambiado esa dinámica.

“En estos círculos no pensamos en que seremos afectados, porque prima la confianza de conocernos, de cuidarnos -dice Yong-. Eso era en la antigua normalidad”.

En la nueva realidad, el catedrático de la Universidad Ecotec aclara que es necesario aprender a tener mayor cuidado. Y a relacionarse de manera distinta, cercana afectivamente, aunque físicamente más protegidos.

Para mantener la proximidad en esta época, sugiere alternativas más sanas. Y el uso de la tecnología es la única que puede reducir a cero el riesgo de transmisión viral, en especial si el contacto es con personas más vulnerables.

Las plataformas digitales permitieron a la Empresa Pública Municipal Dirección de Acción Social y Educación (DASE) continuar con los planes dirigidos a adultos mayores.

La semana pasada, 1 600 se reunieron en las últimas sesiones del año del programa Acompañamiento virtual, al que se enlazan desde sus casas para mantener rutinas de terapia ocupacional y física, incluso bingos, karaokes y gimnasia cerebral.

En la reunión especial por Navidad, hubo música de Julio Jaramillo, risas y mensajes de solidaridad. Los esposos Cruz Falcones y Abraham Cheing se vistieron de rojo y usaron gorros navideños para la conexión vía Zoom.

“Esta es la forma de contacto que recomendamos a sus familiares. Tratamos de crear conciencia en que, si aman y desean continuar el 2021 junto a sus abuelitos, se reúnan de manera virtual”, dice Amalia Gallardo, subgerente de la DASE.

Las especialistas aseguran que las visitas familiares son la principal vía de contagio del coronavirus. El riesgo aumenta en espacios reducidos y poco ventilados, donde las micropartículas pueden permanecer suspendidas por horas. Por ello, es aconsejable limitarse a celebrar con la familia primaria, en ‘reuniones burbuja’.

Este miércoles 23 de diciembre de 2020 los indicadores de covid-19 en Guayaquil muestran un leve incremento. La semana pasada la tasa de casos confirmados por pruebas PCR subió a 1,5 por cada 10 000 habitantes; una semana atrás la tasa era de 0,95.

Pero la situación cambia a medida que aumentan los encuentros navideños, como asegura el epidemiólogo Jhony Real. Entre el 12 y 18 de diciembre, el Ministerio de Salud reportó 353 casos nuevos en el cantón. Hasta inicios de octubre apenas superaba los 100 por semana.

Guayaquil tiene un crecimiento endémico moderado, que está tendiendo a subir.

Este ambiente, marcado por reuniones, refleja una sensación de aparente control y no es así”, dice Real.

El especialista plantea otra opción para reducir el contagio, con reuniones controladas. Es decir, con un número limitado de asistentes, a quienes se debe llamar previamente para verificar si han tenido síntomas de covid-19.

El espacio debe ser abierto, hay que mantener la mascarilla, la desinfección de manos cada hora, el distanciamiento -que baja en 75% la transmisión- y el tiempo debe ser limitado.

El Cabildo insiste en que esta Navidad será diferente. En sus mensajes

también recomienda anticipar las compras o hacerlas en línea, acudir a sitios abiertos para los intercambios de regalos con pocas personas, desinfectar los presentes, no cantar, gritar o hablar en voz alta, tampoco compartir platos, utensilios ni bebidas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (0)