11 de febrero de 2020 00:00

Los ‘retos virales’ pueden dejar secuelas graves en los adolescentes

El 'rompecráneos challenge' es el peligroso reto que se está volviendo viral en redes sociales. Foto: Tomada de Infobae

El 'rompecráneos challenge' es el peligroso reto que se está volviendo viral en redes sociales. Foto: Tomada de Infobae

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 2
Yadira Trujillo
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tras terminar su examen, Alexis, de 16 años, salió del aula. “Hagamos un video”, le propusieron dos compañeros. “Tú salta lo más alto que puedas y nosotros empezaremos a bailar”. El colegial saltó y, en el aire, le patearon las piernas. Cayó de espaldas y quedó inconsciente.

En eso consiste el reto ‘rompecráneos’, que jóvenes imitan en todo el mundo, como lo hicieron en el colegio particular de Guayaquil en donde estudia Alexis. Se viralizó gracias a Tik Tok, aplicación para crear y compartir videos cortos.

Patricia Giler, madre de Alexis, contó el caso de su hijo el sábado, a través de su cuenta de Facebook. La semana anterior, el video de este reto -que empezó en un plantel de Venezuela- circuló en redes.

El ‘rompecráneos’ no es el único desafío que replican los jóvenes. También circula otro video en donde se observa a un chico provocando que sus compañeros caigan al piso, al lanzarles desde atrás una bufanda, ocasionando que sus piernas queden atrapadas y pierdan el equilibrio.

Alberto (nombre protegido), de 14 años, recuerda que desde el año escolar anterior vio el reto ‘rompecráneos’ en Tik Tok. “Tal vez antes nadie entendió que podía haber consecuencias”.

Tras la difusión del hecho, el plantel dispuso a los docentes que destinen un tiempo para prevenir a los chicos. También les mostraron el video y hablaron sobre la importancia de no repetirlo.

El lunes 10 de febrero, la Coordinadora de bienestar estudiantil les mostró a los chicos un marcador y les preguntó qué es lo que ven. Todos describieron el objeto de forma distinta. Así es la vida, les dijo. “Tenemos algo que nos caracteriza y no tenemos para qué imitar cosas que hacen otros”.

En Tik Tok -detallan los chicos- se suben videos de chistes, bailes y retos. Sofía (nombre protegido), de 14, cuestiona que en esa plataforma digital hay algunos adolescentes que ponen en riesgo la vida y el propósito es que la idea se viralice.

¿Por qué lo hacen? “Para ser famosos y que te admiren, y crean que eres chévere”, dice Valeria (nombre protegido). Pero -reconoce- no piensan en las consecuencias.

“Además de que en los adolescentes hay un fuerte deseo de reconocimiento hay violencia estructural”, anota Nicolás Reyes, exsecretario técnico del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional.

En la región, 60% de estudiantes contestó haber sido víctimas de violencia durante su ciclo escolar. Reyes añade que Unicef corroboró las cifras en Ecuador, en un informe sobre acoso escolar y bullying.


En el reto ‘rompecráneos’, por ejemplo, la persona que cae es la más débil del grupo, a quien le hacen provocarse daño, le ocasionan sufrimiento.

“Es necesario implementar programas de prevención, hacer un diagnóstico en cada plantel, además de capacitar a, docentes, alumnos y padres de familia. Se necesita supervisar espacios propicios para la violencia, como canchas, bodegas y baños”, dice Reyes.

Gissela Echeverría, directora de Rimana y terapeuta familiar sistémica, asegura que la soledad de los chicos los expone a la tecnología. Por eso aconseja a los padres aprovechar todas las opciones para controlar contenidos que revisan y darse un tiempo para hablar sobre eso con ellos.

También recomienda supervisar el uso de redes sociales, firmar acuerdos con reglas claras y enseñarles con el ejemplo. El reto viral es una forma distorsionada de probar cuán valientes son los jóvenes, por lo que Echeverría recomienda a los padres decir a sus hijos que “la mayor prueba de valor es cuidar de uno mismo”.

Y aunque estos retos ocurren en los planteles, el experto en tecnologías educativas Andrés Hermann asegura que es un error endosar toda la responsabilidad a los profesores.

Madres, padres y educadores tienen que hacer equipo para lograr una formación integral. Esto -enfatiza- se debería promover desde la política pública. “Manejamos un currículo muy tradicional, basado en contenidos”.
Con el ejemplo europeo hay que desarrollar comunidades de aprendizaje, junto a los padres, añade Hermann.

De lo contrario, madres como Patricia Giler seguirán sufriendo efectos de los retos como el ‘rompecráneos’.

Como “un pedacito de algodón inerte, con la mirada perdida, balbuceando incoherencias y vomitando”. Así vio la mujer guayaquileña a su hijo, en el Hospital Roberto Gilbert.

El lunes 10 de febrero del 2020, a Alexis le hicieron una resonancia magnética, para observar la evolución del edema en su cerebro. El chico duerme muchas horas al día. Les dice a sus padres y hermanos que está bien y bromea con que está listo para ir al concierto de Guns N’Roses. Le queda un mes de reposo.

Giler ha recibido apoyo del colegio y de la familia de los chicos que participaron en el reto. Le pidieron perdón. Con el aval del plantel, hablarán sobre los riesgos del desafío.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (1)