20 de diciembre de 2018 00:00

La Reserva Federal eleva las tasas de interés de EE.UU.

Jerome Powell, presidente del banco central estadounidense, anunció ayer el alza.

Jerome Powell, presidente del banco central estadounidense, anunció ayer el alza. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Redacción Negocios
y Agencias (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Reserva Federal (FED) de Estados Unidos aumentó ayer un cuarto de punto los tipos de interés, que quedaron entre el 2,25 % y el 2,50 %, pese a los ataques del presidente estadounidense Donald Trump, quien se oponía a la medida.

Con esta alza del pasado miércoles 19 de diciembre de 2018, el precio del dinero en la primera economía mundial se ubicó en niveles no vistos en más de una década.

La decisión, adoptada de forma unánime al término de la última reunión del año del banco central, supone la cuarta alza en el 2018.

El mercado laboral ha continuado fortaleciéndose, señaló el comunicado del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés), y destacó que la actividad económica ha aumentado a un ritmo elevado.

La medida -anticipada por distintos analistas- había sido criticada de antemano por Trump, quien advirtió el martes pasado al banco central, que evitara “cometer un nuevo error” con la prevista subida de tipos de interés.

“Espero que la gente en la FED lea el editorial del Wall Street Journal antes de cometer un nuevo error. Además, no dejen que el mercado se vuelva menos líquido de lo que ya es”, indicó ayer el presidente Trump en su cuenta de Twitter, que ha liderado las voces críticas a la política de la FED.

En su comunicado, la FED apuntó el pasado miércoles que los riesgos para el panorama económico son más o menos equilibrados y anticipó que continuará vigilando los desarrollos económicos y financieros globales y evaluará sus implicaciones para el panorama económico.

Sin precisar a qué ritmo mantendrá los ajustes de las tasas en los meses venideros, la FED dijo que para determinar los movimientos futuros evaluará las condiciones económicas en relación con su objetivo de empleo máximo y de inflación simétrica del 2 %.

Además, aseguró que tendrá en cuenta una amplia gama de información, que incluye medidas sobre las condiciones del mercado laboral, indicadores de presiones inflacionarias y expectativas de inflación, así como lecturas sobre desarrollos financieros e internacionales.

El presidente de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos, Jerome Powell, dijo ayer que la política no influye en modo alguno en las decisiones de la entidad.

Powell dijo a periodistas que las perspectivas de una moderación de la inflación estadou­nidense permite a la FED “ser paciente” con los nuevos aumentos de las tasas.

La FED mantuvo el excepcional estímulo monetario durante casi ocho años, a la par que lanzaba un agresivo plan de compra de deuda, bajo la batuta de Ben Bernanke (2006-2014).

En apenas poco más de un año, el organismo liderado por Bernanke se vio obligado a rebajar las tasas de interés de 4,75% en septiembre del 2007 hasta prácticamente cero a finales del 2008.

Dada la gravedad de la crisis y la posterior recesión, los tipos de interés siguieron en ­mínimos históricos hasta finales del 2015, cuando el banco central estadounidense, dirigido ya por Janet Yellen (2014-2018) decidió elevarlos por primera vez al rango de entre 0,25 y 0,50%.

A lo largo del 2016, el banco central, con suma cautela, volvía a subir el precio del dinero en una ocasión, hasta dejarlo entre 0,50% y 0,75%.

A partir de entonces, la FED ha llevado a cabo una senda de progresivo ajuste monetario, acompañando la notable mejoría de la economía estadounidense, que se ha mantenido con el sucesor de Yellen, Jerome Powell, designado por el actual presidente estadounidense, Donald Trump.

En el 2017 llevaba a cabo tres alzas adicionales, hasta el rango de entre 1,25% y 1,50; y en el 2018, con la de ayer, cuatro subidas más hasta 2,25% y 2,50%.
Para Daniel Legarda, presidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), esta medida refleja el fortalecimiento del dólar.  Aunque precisó que si bien esto depende de otras variables, la medida de la FED abona a esta realidad y a los flujos de inversión.

En función de esto, esta situación debería ser favorable para Ecuador debido a que tenemos la misma moneda que Estados Unidos. Pero se requiere también de políticas de atracción de inversiones.

En cuanto a las exportaciones, se prevé que la moneda estadounidense se mantenga fuerte y tenga impacto en la competitividad. Un dólar fuerte encarece los productos que vende Ecuador frente a vecinos como Perú y Colombia.

Otro efecto del alza de tasas de la FED es que se encarece el acceso a crédito externo para el Gobierno, pues los inversionistas pueden optar por poner sus capitales en EE.UU. y no en países como Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)