1 de julio de 2019 00:00

Repatriar presos puede bajar hacinamiento

Presos en el patio de la Penitenciaría de Guayaquil.  El lugar tiene problemas de hacinamiento e inseguridad. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Presos en el patio de la Penitenciaría de Guayaquil. El lugar tiene problemas de hacinamiento e inseguridad. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 67
Redacción Seguridad

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las cárceles de Ecuador están abarrotadas no solo de ecuatorianos sino también de extranjeros. Hasta abril, en las 36 penitenciarias del país había 2 802 foráneos. Esto representa el 6,8% de los presos.

Datos de la Dirección de Rehabilitación muestran que sus principales países de origen son Venezuela, Perú, México y principalmente Colombia.

Por ejemplo, el 7 de junio, la Policía detuvo a seis personas de esa última nacionalidad, y fueron procesadas por tráfico de drogas, un ilícito sancionado con hasta 13 años de cárcel.

El grupo fue capturado en el mar con 2 195 kilogramos de droga, USD 300 716 en efectivo, tres armas de fuego, equipos de navegación y comunicación. Según indagaciones, tenían como destino México.

Ese país también es uno de los que tiene más cantidad de reclusos en Ecuador. Uno de ellos es Omar. Permanece detenido desde el 2017 en el Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi. Cumple una condena de 13 años por drogas.

Hace dos años, agentes allanaron su vivienda en las periferias de Quito. En la sala y en el dormitorio encontraron 103 914 gramos de cocaína, que era comercializada en la capital. Según la investigación de la Fiscalía, el sentenciado tenía nexos con el cartel de Sinaloa.

Tras la declaratoria de excepción en el sistema penitenciario, las autoridades analizan enviar a estos detenidos a sus países. Por eso plantean utilizar los convenios bilaterales con otras naciones.

Según funcionarios de la Dirección de Rehabilitación, esta medida contribuirá a que se reduzca el hacinamiento, que este año bordea el 42%.

La Dirección de Contingencia Penitenciaria indicó que en tres reuniones con el titular de Rehabilitación han debatido esta posibilidad como una medida para controlar la sobrepoblación carcelaria.

Exfuncionarios de esa entidad aseguraron que en febrero de este año tuvieron un acercamiento con la cónsul de Colombia para planificar el traslado de 2 000 presos de esa nacionalidad a cambio de 500 ecuatorianos recluidos en ese país. “Son más los detenidos que podríamos enviar que los que llegarían”, indicaron.

La iniciativa no prosperó y quedó únicamente en propuesta. Por eso espera que las actuales autoridades puedan concretar esa iniciativa.

Según Cancillería, para que los presos vuelvan a sus países
se necesitan siete requisitos. Entre ellos, que el preso cumpla una sentencia, que Ecuador y el país de origen de los procesados hayan aprobado la repatriación y que exista un convenio entre ambas naciones.

El extinto Ministerio de Justicia se suscribió al tratado de Estrasburgo, que tiene como objetivo la cooperación entre países para el traslado de sentenciados. Hay 62 países miembros. Por eso, la Defensoría del Pueblo propone que Rehabilitación llegue a acuerdos con esas naciones.

En el caso de venezolanos, por ejemplo, hay 390 detenidos. Entre ellos hay tres que cumplen penas de 34 años y ocho meses de prisión en Ambato, por el delito de asesinato. Uno de ellos es Anderson. Los jueces lo condenaron por matar a puñaladas a un joven de 20 años, en enero de este año.

El defensor del Pueblo, Freddy Carrión, coincide en que es necesaria la repatriación para reducir la sobrepoblación carcelaria, controlar los niveles de inseguridad en las penitenciarías y proteger el derecho de los reclusos a ver a sus familiares. El funcionario aseguró que hay quienes no han podido ver a sus parientes en años, por la distancia.

Desde que se decretó la excepción, el pasado miércoles se reunió por primera vez el Organismo Técnico de Rehabilitación, encargado de emitir las políticas para las penitenciarías. Allí la Defensoría, como miembro de esa entidad, solicitó a la institución a cargo de las cárceles que presentara un informe actualizado del número de presos extranjeros que tienen sentencia en el país.
Esta información deberá ser entregada la próxima cita, que está prevista en 15 días.

Por ejemplo, en la Penitenciaria de Guayaquil estaba recluido Harbey, de nacionalidad mexicana. Él cumplía una pena de 10 años por tráfico de drogas. El pasado 27 de mayo, él y dos ecuatorianos se fugaron de la prisión, tras someter con un arma a cuatro guías.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (35)
No (0)