4 de septiembre de 2020 14:59

En el relleno sanitario de El Inga se construyen cinco piscinas para almacenar más lixiviados

En el relleno sanitario de El Inga empezará la construcción del cubeto número 10.  Con la obra se pretende evitar que se derramen los lixiviados (líquido producto de la descomposición de la basura).  Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

En el relleno sanitario de El Inga contará con nuevas piscinas para el manejo de líquidos lixiviados. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sara Ortiz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs) puso en marcha un plan de acción “para evitar que se produzca un daño ambiental por el desborde de lixiviados generados en el relleno sanitario de El Inga”, indicó María Gabriela Dávila, gerenta de la Emgirs, este viernes 4 de septiembre del 2020.

A través de una entrevista por correo electrónico, la funcionaria detalló que el personal municipal levanta información técnica y monitorea la situación de los lixiviados, que es la sustancia que resulta de la descomposición de la basura de Quito. Esta acción se da luego de que pasaran más de ocho meses sin recibir un tratamiento que permitiera reducir la toxicidad de estos desechos.

“La empresa está construyendo cinco piscinas adicionales con una capacidad de almacenamiento de 43 000 métros cúbicos de lixiviados, al momento se encuentran terminadas tres piscinas”, agregó Dávila.

En junio pasado, la Emgirs adjudicó un contrato por USD 549 675 a la empresa Villacapria. El objetivo era que en 60 días los lixiviados recibieran un tratamiento físico-químico que los convirtiera de sustancias tóxicas a desechos ambientalmente manejables.

Villacapria solicitó en agosto la terminación por muto acuerdo del contrato, ya que la Emgirs no había desembolsado el anticipo y porque las condiciones químicas de los lixiviados no eran las mismas cuando se firmó el contrato.

Dávila indicó que actualmente se busca una solución jurídica para terminar el acuerdo con Villacapria y al mismo tiempo se analizan la contratación de una nueva compañía para que se haga cargo de estos desechos. Este acuerdo se lo hará bajo el régimen de emergencia, pues la gerenta declaró en emergencia de la entidad, el pasado 28 de agosto.

“Con la implementación del plan de acción estaría en capacidad de almacenar los lixiviados que se generan en el relleno sanitario hasta noviembre del presente año; sin perjuicio de lo anterior, se están realizando las gestiones necesarias para iniciar los procesos de tratamiento de lixiviados y brindar una solución adecuada al contexto del relleno sanitario”, indicó Dávila.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)