28 de June de 2009 00:00

Por el Régimen iraní...

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Maldonado Albán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Internet circula un video que se ha convertido en el ícono de la lucha desigual que miles de iraníes protagonizan contra el Régimen teocrático de Irán. Las imágenes de ese video muestran el cuerpo ensangrentado de Neda Salehi Agha Soltan, una chica de 26 años que fue asesinada mientras protestaba en una calle -junto a cientos de otras personas- porque consideraba que el presidente Mahmoud Ahmadinejad hizo fraude en las últimas elecciones.

Neda había estudiado filosofía islámica y piano. Le gustaba la poesía de Robert Frost y de Rumy. Estaba enamorada de un fotógrafo que había conocido dos meses atrás y decía que iba a casarse con él. Además de su idioma natal -el persa- hablaba el turco. Trabajaba como guía turística y aspiraba a viajar por el mundo.

“¡Me quemo! ¡Me quemo!”, gritó cuando una bala le atravesó el pecho. Fueron sus últimas palabras. Después de eso, el Régimen autocrático de Irán intentó ocultar aquel asesinato. Prohibió a la familia de Neda celebrar ritos fúnebres en su honor e impidió que se pusieran símbolos de duelo en su casa. Sus restos debieron ser enterrados bajo un hermetismo absoluto, en un pequeño cementerio de Teherán.

La tragedia de Neda es la más visible pero, lastimosamente, no es la única. Todos los días -a cada momento, de hecho- un iraní denuncia abusos y ataques en su contra, por manifestarse contra un Gobierno al que considera ilegítimo. Protestan a través de Twitter, una plataforma digital que ha permitido sacar a la luz todas las infamias que comete la Policía política de Ahmadinejad.

Por ejemplo, mientras escribo estas líneas aparece un mensaje que cuenta la historia de Kaveh Alipour, un chico de 19 años, que fue muerto de un tiro en la cabeza por las fuerzas de seguridad del Régimen. Al parecer, los agentes que cometieron aquel asesinato pidieron USD 3 000  a su madre para entregarle el cuerpo de su hijo. Otro ‘tweed’ envía fotos de un policía rompiendo los vidrios de un automóvil parqueado junto a una vereda. ¿Por qué? Simplemente para destruir los bienes de la población civil.

¿Qué ha hecho el Gobierno ecuatoriano frente a semejante situación? Por increíble que parezca, esta semana el presidente Correa expresó su apoyo “a la Revolución Islámica de Irán, a las instituciones de la República Islámica de Irán, y al gobierno del presidente Mahmud Ahmadinejad”. Lo hizo en el marco de la reunión de la Alba.

Apoyar al Régimen integrista iraní significa avalar las peores formas dictatoriales que se puedan utilizar para someter a una población: violencia, fanatismo religioso y discriminación. Con esa decisión, el Gobierno de la ‘Revolución Ciudadana’ ha puesto al Ecuador del lado del victimario y en contra de las víctimas en Irán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)