28 de septiembre de 2019 00:00

Refinanciar, la opción para salir de deudas con la tarjeta de crédito

Mutualista Pichincha otorga refinanciamientos para clientes en mora con la tarjeta. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Mutualista Pichincha otorga refinanciamientos para clientes en mora con la tarjeta. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 5
Patricia González. 
Redactora patriciag@elcomercio (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las deudas que tenía Daniela con su tarjeta de crédito llegaron a sobrepasar el monto total de sus ingresos mensuales. El primer síntoma de que algo estaba mal fue cuando vio que su salario solo cubría el pago mínimo de la cuota; luego, ni eso.

El desconocimiento de su capacidad de endeudamiento estranguló su presupuesto.

El 40% de sus ingresos se lo llevaba el pago de un crédito hipotecario. Uno de los principios financieros aconseja no sobrepasar ese porcentaje. Pese a eso, usaba su tarjeta de crédito para diferir gastos familiares y cubrir algunos egresos personales, como emergencias médicas, cursos de idiomas o salidas a comer.

Al final, esos gastos extras le dejaron sin liquidez para cumplir con el pago mensual de la tarjeta de crédito.

La joven decidió pedir un refinanciamiento al banco para poder pagar la deuda que mantenía por sus consumos.

El refinanciamiento es una alternativa que ofrecen las entidades bancarias a sus clientes, especialmente a aquellos que cayeron en mora, para salir de sus deudas de una manera más ordenada, reprogramando los pagos en cuotas fijas por un tiempo determinado.

Daniela refinanció los saldos rotativo y diferido. En total sumaban unos USD 5 000. Para cancelar esa deuda paga una cuota fija al mes de USD 230. Le otorgaron 24 meses para pagar. En el momento ha cubierto cerca del 40% de la deuda.

Pero no fue la única acción que tomó. Decidió dejar de usar su tarjeta para pagos diferidos e identificar y recortar gastos innecesarios, como salidas a comer o al cine, suscripción de televisión pagada, plan de telefonía móvil e Internet.

Banco Pichincha ofrece cuatro tipos de refinanciamiento. Dos de ellos tienen que ver con los consumos, sea en el exterior o dentro del país, que pueden ser diferidos según las necesidades del cliente. Y también se puede diferir el pago cuando el tarjetahabiente no puede pagar ni el mínimo o está en mora por más de 30 días.

En los dos primeros casos, la entidad ofrece un plazo máximo de 24 meses y para los clientes con dificultades para cumplir con sus pagos, hasta 48 meses. La tasa de interés (autorizada por el Banco Central) es del 16,06%.

La entidad explica que esta facilidad de pago busca evitar que los clientes “se vean afectados por eventos no planificados o por factores como la disminución de ingresos, dificultad para administrar compromisos crediticios, gastos imprevistos, etc”.

Edwin Flores no se encontraba en mora cuando recurrió al refinanciamiento. A pesar de que pagaba los valores mínimos de su tarjeta, no lograba disminuir la deuda, lo que le generaba preocupación.

Cuenta que usaba el plástico para pagar las cuotas diferidas de una maestría (cerca de USD 200 al mes), víveres y ropa. La deuda escaló hasta USD 1 500.

Flores se acercó a su banco con la finalidad de cancelar la tarjeta, pero la entidad le aconsejó refinanciar el saldo adeudado, una vez que cancelara los consumos diferidos. Por casi un año pagó cuotas fijas de USD 200 para saldar la deuda.

En algunas entidades el refinanciamiento solo aplica para los clientes en mora. En Mutualista Pichincha, por ejemplo, aplica para aquellos que registren atrasos de entre 36 y 65 días. En Banco Pacífico, con más de 60 días. En esta última entidad se otorgan plazos de pago de hasta 72 meses.

La facilidad de poder seguir usando la tarjeta durante el refinanciamiento varía por institución. El Pacífico opta por cancelar el plástico. Mutualista Pichincha permite seguir usándolo, siempre que el cliente no vuelva a atrasarse en sus pagos. En Banco Pichincha el uso es bloqueado cuando hay una mora de más de 30 días.

Clientes que se encuentren al día, además, pueden acceder a facilidades de pago de su saldo total mediante cuotas diferidas, para que sean más ordenados.

Andrés Vergara, analista económico, señala que antes de refinanciar las deudas, los clientes deben tener claro cuáles son sus gastos prioritarios, con el fin de saber cuánto se puede comprometer a pagar mensualmente, ya que se trata de una negociación con la entidad financiera.

Daniela y Edwin dan dos consejos más. Usar la tarjeta de crédito solo para casos emergentes mientras dure el refinanciamiento y eliminar la opción de “pago mínimo”, es decir, cancelar la cuota completa del mes para controlar el gasto.

En contexto

El saldo en mora de las tarjetas de crédito en bancos privados se ubicó en USD 98 millones en agosto pasado. Este indicador no tuvo variación en relación con igual mes del año anterior. La tasa de morosidad de consumo en la banca privada está en 4,90%.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (84)
No (20)