9 de September de 2009 00:00

Reelección

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Manuel Terán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Colombia la Legislatura ha aprobado una ley que abre las puertas para la reforma constitucional la cual, de aprobarse en referendo, dejaría expedita la vía para una nueva reelección del Presidente. 

Dada la alta popularidad e intención de voto con la que cuenta, podría casi darse por descontado que, si Álvaro Uribe nuevamente fuese candidato, ganaría sin dificultad las próximas elecciones. 

Ni aún el más acerbo crítico del Mandatario colombiano podrá desconocer que en el período uribista se han dado importantes golpes a la narcoguerrilla, impidiendo que las fuerzas subversivas tengan el control de vastos territorios en el país del norte y que su accionar haya tenido que desplazarse hacia zonas alejadas de los centros urbanos. 

Asimismo, Colombia vive un interesante momento económico impulsado por la inversión que en forma importante ha ingresado en los últimos años. Todo esto ha cambiado la cara del país cafetero que, de una etapa en la que muchos dudaban de la viabilidad del Estado colombiano, hoy miran una nación que ha recuperado la confianza en sus posibilidades y que se ha trazado una meta definida que busca afanosamente cumplirla.

En todo este período la figura de Uribe ha sido gravitante. Sin embargo, pese a la positiva calificación que su gestión tiene de sus compatriotas, poca ayuda le brindaría a la democracia colombiana y a la de la región si decide presentarse nuevamente a una nueva elección. Si lo hace no podrá distinguirse de los caudillos que han azotado la historia latinoamericana, pensando que ellos son los únicos capaces de enrumbar a sus pueblos por el camino de la transformación y el cambio. Tampoco podrá mostrar las credenciales de un auténtico demócrata, para el cual el principio de la alternabilidad debe ser insustituible.

Si se presenta a la reelección en calidad de Presidente quitaría argumentos a quienes se han opuesto a las intenciones de otros políticos de perennizarse en sus cargos, los cuales realizan toda clase de maniobras a menudo ilegítimas para aferrarse al poder. 

Debilitaría la lucha de quienes combaten la práctica poco ética de abusar de los recursos y medios a favor de los candidatos oficiales, en desmedro de los oponentes. Se mostraría como tanto político incapaz de construir instituciones sólidas que apuntalan su supuesto éxito en un fugaz caudillismo.

Quizás aún es temprano para pronunciarse y queda mucho camino por recorrer. Talvez  se trate de una estrategia dirigida a trazar el camino para retornar al poder luego de un tiempo prudencial. 

Disputar el poder en iguales condiciones que sus oponentes, sin partir con ventaja por el cargo que ocupa, es claro para cualquier líder que se precie de demócrata y que realmente desee trascender, diferenciándose de tantos otros políticos de la región. Esa sería verdadera democracia.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)