La India busca sobrevivientes tras lluvias que dejar…
Se abre debate en Alemania sobre restricciones para …
César Monge, director de Creo y exministro de Gobier…
El combate de Jambelí dejó una huella en los familia…
Dispositivo de conducción ósea ayuda a oír a pequeño…
Los altibajos de 25 alcaldes trazaron el rumbo de Quito
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de julio del 2021
Guayaquil celebra 486 años de Fundación con actos cí…

Alumnos de la Sierra deberán recuperar 7 días de clases al final del quimestre

La ministra de educación, Monserrat Creamer, mencionó que, en referencia a la paralización de octubre, los estudiantes realizan un proceso de reflexión sobre los hechos ocurridos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

La ministra de educación, Monserrat Creamer, mencionó que, en referencia a la paralización de octubre, los estudiantes realizan un proceso de reflexión sobre los hechos ocurridos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

La ministra de educación, Monserrat Creamer, asegura que los estudiantes realizan un proceso de reflexión sobre los hechos ocurridos este octubre en Ecuador. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

La ministra de Educación, Monserrat Creamer, informó que la jornada escolar paralizada producto de las manifestaciones en contra de las medidas económicas se recuperará con siete días en el 2020, para el régimen escolar Sierra. Lo dijo la mañana de este lunes 28 de octubre del 2019, en un evento que se desarrolló en Quito.

La titular de la Cartera sostuvo que, en el caso de la Costa, los chicos deberán recuperar seis días. Todo dependerá del acuerdo que se haga en cada institución. Se tomará en cuenta el trabajo a distancia y autónomo que se desarrolló en casa, dijo.

“El calendario no se alterará. No habrá horas extras ni extensión de la jornada diaria”. La recuperación será al finalizar el quimestre.

Creamer, además, aseguró que en las instituciones educativas se realiza un proceso de reflexión ante los hechos ocurridos. “En las instituciones se está reflexionando sobre la violencia y vandalismo. Y sobre cómo dialogar y mejorar la convivencia”.

En los planteles -mencionó Creamer- se realizan trabajos autónomos. Estos ayudan al niño a entender la realidad. Además se cuenta con el apoyo del los miembros del hogar. “Es necesario reflexionar y tener un apoyo de la familia”.