9 de mayo de 2018 11:59

Nuevo Rector de la Universidad Nacional de Loja se reunió con Augusto Barrera

Édgar Benítez, rector de la Universidad Nacional de Loja ; Augusto Barrera, titular de la Senescyt; Catalina Vélez y Germán Rodas, presidenta y vocal del Consejo de Educación Superior  se reunieron para hablar del centro de educación superior. Foto: corte

Édgar Benítez, rector de la Universidad Nacional de Loja ; Augusto Barrera, titular de la Senescyt; Catalina Vélez y Germán Rodas, presidenta y vocal del Consejo de Educación Superior se reunieron para hablar del centro de educación superior. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Valeria Heredia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

“Uno de los episodios más dolorosos es el caso de la Universidad de Loja”, afirmó Augusto Barrera, titular de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt). El centro de educación superior enfrenta un proceso de intervención desde el 2015 por problemas administrativos y académicos.

La universidad –dijo Barrera– ha vivido una muestra de lo que hace el nivel de conflictividad. “Para que se hagan una idea, llegó a tener entre 15 000 y 16 000 alumnos. Ahora tiene menos de la mitad y han cerrado varias carreras”.

El Secretario además señaló que los problemas han afectado al desarrollo de los estudios y proyectos de vida de los jóvenes de las localidades del sur de país y de Perú.

La nueva comisión, conformada por autoridades de educación superior, destituyó al anterior rector del plantel y designaron a Édgar Benítez como rector subrogante.

Precisamente, él acudió a la reunión para mostrar su plan de trabajo. “Hoy como autoridades recibimos al rector subrogante y legitimamos el nombramiento y se dispuso que se normalice las actividades en la universidad”, dijo Barrera.

Édgar Benítez asumió el cargo el 26 de abril del 2018. Lo tomó como un reto con la comunidad educativa. Además hizo un llamado a la convergencia y al diálogo para enfrentar la crisis.

En ese proceso se trazó dos líneas. La primera es regularizar el proceso académico, es decir, retomar las actividades académicas, que fueron suspendidas. Debían iniciar el 23 de abril de este año, dijo. “Hoy tenemos clases normales. Hay aún dificultades, pero estamos garantizando a los hombres y mujeres que se educan en la región sur”.

También aseguró que trabajan para que se reabran los laboratorios y otros espacios. “Hoy la Universidad tiene una mirada al futuro. Hay objetivos y metas que cumplir para los estudiantes. El objetivo central es buscar la acreditación institucional de las carreras”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)