Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades

El reconocimiento de los fallecidos del accidente de tránsito de Otavalo se realiza en Ibarra

Los familiares y amigos de los muertos y heridos en el volcamiento del autobús se concentraron en el hospital San Vicente de Paúl, de Ibarra. Foto Washington Benalcázar/ EL COMERCIO

Los familiares y amigos de los muertos y heridos en el volcamiento del autobús se concentraron en el hospital San Vicente de Paúl, de Ibarra. Foto Washington Benalcázar/ EL COMERCIO

Los familiares y amigos de los muertos y heridos en el volcamiento del autobús se concentraron en el hospital San Vicente de Paúl, de Ibarra. Foto Washington Benalcázar/ EL COMERCIO

Los familiares y amigos de las víctimas mortales del accidente de un autobús que ocurrió la noche del domingo, 24 de septiembre del 2017, se concentraron en la morgue del Hospital San Vicente de Paúl, de la capital de Imbabura, ubicado en el norte de Ecuador.

Escenas de dolor se vivieron este lunes 25 de septiembre, en las inmediaciones de esta casa de salud hasta donde fueron trasladados los cuerpos. Según la gobernadora de Imbabura, Paolina Vercoutere, hasta este lugar fueron trasladados los cadáveres de las personas que fallecieron en vía Panamericana E-35.

La Coordinadora del Ministerio de Salud Púbica, Zona 1, actualizó la información. Se detalló que son 13 personas fallecieron y 44 resultaron heridas. Esa cifra contrasta con los 28 que señalaron, a las 00:29 de hoy, las autoridades.

Hasta el mediodía siete de los 13 fallecidos han sido reconocidos por familiares. Mientras que, restan que este trámite legal se realice en seis cuerpos más.

Gritos de desesperación y abrazos de solidaridad se viven en las afueras de este sanatorio.

Mientras tanto, las carrozas fúnebres, con ataúdes, no paraban de entrar y salir. En una de ellas era transportada Gabriela L., una estudiante que retornaba desde Quito, hasta Ibarra su tierra natal, en el fatídico viaje.

Desde temprano, instituciones como la Fiscalía de Imbabura organizó a sus médicos legistas para colaborar en los exámenes necrológicos.