N. Zelanda facilita cambio de sexo en certificados d…
OMS confirma que vacunas ofrecen inmunidad de 6 meses
El apoyo del Gobierno permite a Quito financiar nuev…
La CC aclaró las reglas a los despidos por fuerza mayor
Ecuador, con más reportes de SARS-CoV-2 en animales  
La producción petrolera está por debajo de la meta prevista
Agricultores e industriales reclaman por especulación
Pablo Arosemena: ‘No nos hemos reunido con los…

Rechazo a la reforma de Zapatero

 Madrid.  AFP y DPA
mundo@elcomercio.com

Miles de personas se manifestaron ayer en las principales ciudades de España. Así rechazaron el proyecto del Gobierno socialista de retrasar la edad de la jubilación de los 65 a los 67 años, para garantizar el pago de pensiones a partir de 2030.

“En defensa de las pensiones”, “No al retraso de la jubilación” y  “la solución no es recortar la protección social ” eran los lemas bajo los que marcharon los manifestantes en el centro de Madrid. Iban  encabezados por Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, líderes de las organizaciones convocantes, los principales sindicatos, Comisiones Obreras  y la Unión General de Trabajadores.

 Opiniones encontradas
 Según un sondeo,  el 84% de los españoles está en contra de trabajar dos años más.
La propuesta del  Gobierno se enmarca en un contexto de recesión de la economía  desde finales de 2008 y de un fuerte aumento del desempleo  (19% de la población activa).
 El gobernador del  Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó ayer que elevar la edad de jubilación “contribuiría  al equilibrio del sistema de pensiones”.
 No fueron los     4  000 000  de desocupados   los que rompieron  la ‘paz social’ de  Zapatero, sino su reforma en materia de pensiones, con  planes para  elevar la edad de jubilación.

El Gobierno “no tiene   derecho a infundir intranquilidad” porque la Seguridad Social española tiene superávit, declaró Méndez.  Toxo calificó las propuestas como  “injustas e innecesarias ” .

“Cada vez que hacen una reforma laboral, los trabajadores damos tres pasos hacia atrás ” , dijo  José Manuel Martínez, trabajador en una imprenta de 58 años. Él  considera  que el Gobierno socialista “ está haciéndole la política sucia a la derecha de este país”.

Barcelona, Valencia y una decena de ciudades más fueron escenario de sendas manifestaciones, mientras  en otras localidades españolas todavía habrá manifestaciones hasta el 6 de marzo.

El objetivo es que el Ejecutivo socialista “ rectifique y dé marcha atrás en su pretensión de retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años ” ,  dijo un manifestante. El Gobierno  presentó esta propuesta en enero y pretende debatirla con los demás partidos políticos antes de su aprobación.

Según el Gobierno, la Seguridad Social tendrá fondos para pagar las pensiones de jubilación solo hasta  2023 y, si se utiliza el fondo de reserva, hasta 2030.

Actualmente la Seguridad Social goza de superávit, con unas reservas de 60 000 millones de euros (USD 81 460 millones). “Deseo para España un sistema de protección social  fuerte, sólido, no solo para la década, que lo tenemos, sino para dentro de 20 ó  30 años” , declaró  el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

La razón alegada es que el progresivo envejecimiento de la población en Europa y una vida más larga harán que a medio plazo aumente el número de jubilados frente al de trabajadores.

Estos  cotizan a los sistemas de seguridad, del cual salen las pensiones para los que ya no trabajan. Trabajar más años supondrá aumentar las cotizaciones para pagar a esa mayor cantidad de jubilados.

Rodríguez Zapatero aseguró que la reforma se adoptará “con acuerdo ” de  partidos políticos y sindicatos. Estos  dijeron   que  las pensiones en España  son las  más bajas   de la Unión Europea.

  

Suplementos digitales