En 2023 entrarán en producción cuatro nuevos proyect…
Conquito gestiona la entrega de capital semilla para…
Pablo Arosemena asume la Gobernación del Guayas; pro…
Audiencia de vinculación de seis exfuncionarios de D…
Denuncia de Guarderas en el TCE por el caso Yunda es…
Guillermo Lasso cumplirá su cuarto viaje internacion…
1 200 militares salen a las calles de Los Ríos
Sebastián Yunda comparece ante la Fiscalía vía telemática

El tránsito vehicular en la carretera Baeza-Lago Agrio se reanuda

Puente sobre el Río Montana, en la vía Baeza-Lago Agrio, evidencia daños por el proceso de erosión en los ríos.

Puente sobre el Río Montana, en la vía Baeza-Lago Agrio, evidencia daños por el proceso de erosión en los ríos.

Puente sobre el Río Montana, en la vía Baeza-Lago Agrio, evidencia daños por el proceso de erosión en los ríos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El tránsito vehicular por la carretera Baeza-Lago Agrio, en el sector de San Rafael, se reanudó este 8 de junio del 2020 de manera parcial, informó en sus redes sociales el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP).

La entidad refirió que los conductores podrán circular por esta vía entre las 06:00 y 18:00 a una velocidad de 30 kilómetros por hora. Además, en el caso de que haya presencia de lluvias se suspenderá el tránsito.

La medida de limitar el paso por la vía Baeza-Lago Agrio, conocida también como E-45, se tomó el viernes pasado ante el riesgo de que un tramo de esta vía colapse, por la presencia de un socavón de 120 metros de profundidad que está próximo al puente, a la altura del kilómetro 105. Este punto se encuentra justo sobre el río Montana.


El río Montana, que desemboca en el río Coca, se encuentra en un proceso de erosión regresiva. Este ha puesto en riesgo a un tramo de la carretera Baeza-Lago Agrio. Aparte de este fenómeno, el río Coca está también desde hace meses en proceso similar.

El fenómeno en el río Coca causó ya el colapsó de la quebrada de San Rafael, en febrero de este año. Y en abril produjo la rotura de las tuberías del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) y del poliducto Shushufindi-Quito.

Dos meses después, parte de la vía E-45 y de la infraestructura petrolera vuelven a estar en riesgo, pero ahora, por la erosión regresiva del río Montana. En la carretera, por ejemplo, que está a menos de un metro de distancia del socavón, se divisan hierros expuestos bajo el puente y grietas sobre la calzada.

Ante esta situación, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGR) declaró también el viernes pasado la alerta naranja para un tramo de la autopista E-45 y río Montana, en el cantón El Chaco.

Por la autopista E-45 circulan en promedio entre 900 y 1 000 conductores de vehículos livianos y pesados, informó el Municipio de Chaco.

Los usuarios de esta carretera, que conecta Pichincha con las provincias de Sucumbíos y Orellana, podrán también utilizar como vía alterna Quito, Ambato, Baños, Puyo, Tena, Coca y Lago Agrio.

Suplementos digitales