Un suicidio conmociona Turquía y genera el debate so…
Rusia, en alerta ante la llegada con fuerza de Ómicr…
Policía dispara a adolescente de 15 años tras persecución
Brasil supera los 23 millones de contagios por covid-19
Tornado destruye viviendas y deja heridos en Florida
La Asamblea Nacional continuará en teletrabajo por t…
Presidente de Paraguay en aislamiento tras el positi…
COE Nacional estableció semáforo de riesgo epidemiol…

Ventas informales, controles municipales y parques vacíos son parte del fin de semana en Quito

Este 22 de mayo del 2020 en Quito se pudo ver ventas ambulantes y controles por parte del Municipio

Este 22 de mayo del 2020 en Quito se pudo ver ventas ambulantes y controles por parte del Municipio

Este 22 de mayo del 2020 en Quito se pudo ver ventas ambulantes y controles por parte del Municipio. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

De a poco, el césped que bordeaba los 60 centímetros de alto en el parque La Carolina, en el norte de Quito, se fue reduciendo. Durante la emergencia sanitaria por el covid-19, la vegetación en el área verde creció, pero la mañana de este sábado 23 de mayo del 2020 llegó personal para la intervención.

La jornada arrancó en el extremo norte, hacia el bulevar de las Naciones Unidas. Mientras los trabajadores avanzaban con la tarea, personas caminaban, otras paseaban con mascotas y algunas, no más de cinco, avanzaban en bicicletas. Hacia el lado de la av. De Los Shyris y Eloy Alfaro, dos policías a caballo interceptaron a dos jóvenes y les pidieron sacar las cosas de sus mochilas.

Sin embargo, en el parque, la constante fue la de un espacio practicante vacío. Esa imagen se repitió en El Ejido, donde también la vegetación recobró espacio durante la pandemia. Una persona optó por sentarse a leer en una de las bancas, con una bicicleta apoyada en su costado izquierdo. Otras pocas caminaban por los alrededores del área verde.

En sectores como Santa Clara, en cambio, donde el mercado se encontraba cerrado, desde la mañana empezaban a sumarse los comerciantes ambulantes en los alrededores del centro de abasto, con productos como mascarillas, guantes, limones, etc.

Hacia el centro, el comercio fue aumentando. Desde San Blas, por la calle Guayaquil, se desplegaban vendedores e, incluso, a la altura de la calle Esmeraldas, trabajadoras sexuales ofrecían sus servicios.

La cantidad de vendedores se multiplicó en las calles Venezuela y en la Rocafuerte, sin contar con la concurrencia de personas a lo largo del bulevar de la 24 de Mayo.

En la calle Bolívar, hubo fuerte movimiento en las afueras de un supermercado. En la acera aledaña al establecimiento, donde se pintaron círculos para que las personas mantengan el distanciamiento, se formó columna de compradores. Esta se extendió por la calle Venezuela.

Suplementos digitales