‘Caballo de Troya’: Así funciona la vacu…
IESS desvincula a 364 empleados para optimizar recursos
Biden dice que gobernador de Nueva York debería renu…
Incendio en California obliga a evacuar a un pueblo entero
Video de accidente de tránsito en los Dos Puentes, s…
Accidente múltiple en el sector de los Dos Puentes, …
Defensoría del Pueblo cuestiona que no se haya convo…
Joven asesinado en Quito había recibido amenazas des…

Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño

En Europa, grandes almacenes ya permiten el ingreso de usuarios con sus mascotas. Foto: REUTERS

Se trata de una industria que para el 2027 moverá 5,26 veces más dinero que el Producto Interno Bruto (PIB) del Ecuador estimado para este año. La prestigiosa red Globe Newswire afirma que el cuidado de mascotas moverá USD 358 620 en solo seis años.

Este es uno de los principales motivos por los cuales las mayores plataformas para reservar alojamientos en todas partes del mundo incluyen como uno de sus filtros el ‘pet friendly’, o dicho en español, amigable con las mascotas.

Los blogs especializados coinciden en que no hay una fecha ni lugar determinados del origen de este concepto. Pero definitivamente vino de la mano con el hecho de que la generación de los mileniales (personas nacidas entre 1981 y 1999) iba llegando a la edad adulta y, al considerar a sus animales de compañía como miembros de su familia, empezó a buscar facilidades para incluirlos en sus paseos y viajes fuera de su ciudad.

La segunda década del siglo XXI llegó con una corriente derivada: ‘dog friendly’ (amigable con los perros), asimilada sobre todo por grandes firmas tecnológicas como Amazon y Google que, además de permitir a estos animales pasear por sus pasillos para reducir el estrés entre los empleados, se declararon empresas amantes de los perros.

Por eso no sorprende que las facilidades para convivir con la mascota se hayan convertido en un elemento a tomar en cuenta en los países desarrollados para escoger una ciudad donde vivir. Y publicaciones tan prestigiosas como revista Forbes presentan investigaciones sobre las ciudades más ‘pet friendly’.

Y así como en el caso de hoteles y departamentos vacacionales el tema ya no solo comprende el admitir o no a este tipo de animales, sino que ofrecen valores agregados tan sofisticados como comida orgánica o bolsas biodegradables para recoger los desechos, las ciudades más amigables con las mascotas ya incluyen normativas especiales para vivienda, convivencia, etc.

La ciudad de Henderson (Nevada, EE.UU.) cuenta con parques especiales para perros. Foto: Cortesía

En Henderson, ciudad ubicada en el estado de Nevada (EE.UU.), un 91% de los apartamentos disponibles para alquilar permite tener animales de compañía, si bien un 68% incluye una tarifa extra por la mascota. Esto se compensa con el hecho de que cada vez más unidades de vivienda ofrecen (actualmente un 29%) e incluso áreas especiales para el baño y corte de pelo (8%), y 19 parques especiales donde el ‘peludo’ puede correr sin temor a chocar con bicicletas o beber agua en fuentes especializadas; cuando hace calor incluso pueden refrescarse en fuentes con chorros de agua mientras sus propietarios descansan cómodamente con bancas en forma de huesos.

Al otro lado del Atlántico, durante los últimos años ha ido en aumento el número de grandes cadenas de almacenes que, aunque con ciertas condiciones, admiten que sus compradores revisen sus estanterías acompañados de sus mascotas. Además, con la finalidad de favorecer el turismo, en las Islas Canarias (España) hay ocho playas donde se admite la presencia de perros. Claro está, quienes los llevan a disfrutar de la arena y las olas deben cumplir a rajatabla las normativas para garantizar una convivencia armoniosa: retirar los excrementos, tener a mano la cartilla de identificación y vacunación, que los perros siempre lleven correa y estén acompañados de mayores de edad.

En el caso de perros de razas consideradas peligrosas, deben tener puesto un bozal. El irrespeto a las disposiciones supone en el país ibérico multas que llegan a 3 000 euros (unos USD 3 558), pero si alguien deja al animal abandonado a su suerte enfrenta una sanción de hasta 30 000 euros (USD 35 586).

En Quito, la multa establecida por las ordenanzas municipales llega a 10 salarios básicos unificados (USD 4 000) por abandonar a las mascotas, al tratarse de una infracción muy grave. Sin embargo, esto no ha disminuido el aumento de perros callejeros: la Secretaría de Salud y Urbanimal registraron que, desde el inicio de la pandemia, el abandono se multiplicó por 10. La ONG Protección Animal Ecuador (PAE) recibe un promedio de siete animales por día.

De cara a la recepción de visitantes, actualmente la página oficial visitquito.ec registra 14 restaurantes, 10 hoteles, dos centros comerciales y ocho parques certificados como ‘pet friendly’. En todos estos últimos el ingreso es gratuito, pero las autoridades insisten en que quienes los llevan los mantengan siempre supervisados. Quienes no recojan los incrementos en este y otros espacios públicos afrontan multas de USD 79.