Capturan al jefe del ‘Clan del Golfo’, e…
‘Actuación del CNE fue transparente’ dic…
Miembros de mesas de votación podrán cobrar su compensación
Sismo de 4.9 en La Palma, donde volcán permanece activo
Los restos de Álex Quiñónez serán velados en Guayaquil
Masiva minga se activó para limpiar el Centro Histórico
Decretos fijan precio de gasolina; movilizaciones pa…
Un motociclista murió en siniestro de tránsito en la…

La Unidad de Policía Comunitaria de la 24 de Mayo está abandonada y destruida

Moradores que viven en los alrededores de la UPC comentan que el inmueble se utiliza para que desconocidos pernocten en el lugar o se escondan después de cometer delitos. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Moradores que viven en los alrededores de la UPC comentan que el inmueble se utiliza para que desconocidos pernocten en el lugar o se escondan después de cometer delitos. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Moradores que viven en los alrededores de la UPC comentan que el inmueble se utiliza para que desconocidos pernocten en el lugar o se escondan después de cometer delitos. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los vecinos de las calles Bahía de Caraquez y 24 de Mayo, en el Centro Histórico de Quito, piden al Municipio que intervenga y cierre la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de ese sector que se encuentra abandonada y destruida.

La mañana de este viernes 25 de octubre del 2019, este Diario recorrió el lugar y constató que las puertas están destruidas y cualquier persona puede ingresar. Las paredes interiores fueron grafiteadas y tampoco hay puertas en las habitaciones.

En el ambiente se percibe un olor nauseabundo y hay basura acumulada sobre el piso. Los muebles en donde los policías guardaban sus uniformes fueron destrozados. La gente coincide que allí se esconden desconocidos tras cometer delitos como robos y hay quienes duermen ahí hasta el siguiente día.

La dueña de un negocio indicó que por las noches se escuchan los gritos de personas que discuten al interior del inmueble. Asegura que hubo vándalos que se aprovecharon de las protestas por la eliminación del subsidio a los combustibles para romper las puertas y causar desmanes al interior.

Otros moradores solicitaron a las autoridades que cierren las puertas de la UPC hasta que terminen de repararla. Así se evitará que indigentes pernocten allí o la utilicen como guarida tras cometer delitos.

Suplementos digitales