26 de October de 2011 00:03

Tres parques peligrosos para cruzar

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las 19:40 del pasado jueves. El conductor del articulado 45 del Corredor Sur Oriental anuncia la parada Simón Bolívar, en la avenida Gran Colombia, en el sector de La Alameda. Siete personas se bajan de la unidad.

Alejandra Muñoz, de 47 años, sale con precaución. Sostiene con fuerza su cartera, coloca su celular cerca de su pecho y cierra hasta el cuello su abrigo. Se dirige a un local comercial de la avenida 10 de Agosto. Dice que el camino más corto es cruzar el parque La Alameda y salir directamente al sitio de encuentro...

Sin embargo no se atreve a cruzar. ¿La razón? Hace dos meses, a eso de las 18:00 cuando salía del baño público del parque, dos mujeres se le acercaron y le pidieron su celular. Ella se negó y las desconocidas le arrancharon su cartera. “No me ayudó nadie, traté de buscar a un policía o a un guardia, pero no los encontré”.

Muñoz cruzó el parque para dirigirse al trabajo de su esposo y contarle lo sucedido. En el camino encontró su cartera en medio del césped sin ninguna de sus pertenencias y documentos.

Desde entonces prefiere caminar por el parterre de la avenida Gran Colombia hasta la calle Sodiro. Por esa calle no transitan muchas personas pero la iluminación es buena.

El sendero, en el que las mañanas se comercializan comidas y artesanías luce desolado. Las luces de varios colores que iluminan la laguna del parque llaman la atención de los transeúntes. Ahí, las personas circulan con normalidad. Algunos se toman fotografías, hablan por celular o se sientan a conversar en las bancas. Desde un parlante, ubicado en la parte alta de un poste se escucha música que acompaña el juego de luces de la laguna.

En un costado hay una caseta roja, junto a ella tres guardias de seguridad. Ellos dicen vigilar el lugar las 24 horas. Afirman que realizan recorridos por los alrededores del parque. Sin embargo, los tres uniformados únicamente transitaban alrededor de la laguna. Al caminar hacia el Observatorio Astronómico el paisaje cambia el parque está desolado, no hay personas que caminen por allí. Incluso las aceras de las calles Luis Felipe Borja y Gran Colombia son muy poco transitadas.

Más al norte, está el parque El Ejido las imágenes son similares. Por la acera de la avenida 10 de Agosto, los transeúntes caminan apresurados. Muchos prefieren circular por el parterre y no por las aceras. Bajo el puente Del Guambra, las personas que salen de sus sitios de trabajo esperan ahí un bus que los lleve a sus hogares. Lucrecia Vela tiene un negocio de caramelos en la parada.

Mientras cierra su puesto comenta que los robos a transeúntes son comunes en ese sector. “Roban y corren al parque. Ahí nadie les coge”, dice.

Según datos del Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana el parque El Ejido forma parte del sector La Mariscal, el cual ocupa el primer puesto en delitos a personas (robos y hurtos) en la zona norte En lo que va del año se han denunciado 75 robos en ese sector.

El arquitecto Mario Vásconez, director del Centro de Investigaciones Ciudad, comenta que los parques, al igual que las plazas son sitios que por su extensión se convierten en lugares difíciles de transitar en las noches. Acota que el diseño es primordial en estos sitios. “Se deben construir senderos iluminados, mantener una baja estatura de los matorrales y aumentar la vigilancia”.

Por el bulevar de la avenida Naciones Unidas la buena iluminación le da al estudiante Carlos Tarpuéz una sensación de seguridad. Él se dirige hacia la avenida República, dice que prefiere circundar el parque que cruzarlo. “En el parque no hay iluminación ni vigilancia. Sería un autorrobo caminar por ahí”.

En cuanto a robos, La Carolina ocupa el décimo lugar entre 175 sectores del norte. Mientras que La Alameda está en el quinto puesto de entre 75 barrios del centro. Los datos son desde el 2007 hasta este año.


Sí hay vigilancia   


En el parque  El Ejido hay seis guardaparques. En La Alameda trabajan tres guardias de seguridad.Mientras que en La Carolina no hay vigilancia.

La unidad de vigilancia La Mariscal  está divida en cuatro zonas, una de ellas es El Ejido, que  cuenta con  90efectivos policiales, ocho patrulleros y 22 motocicletas para toda La Mariscal.

En la Policía Comunitaria de La Carolina  trabajan tres uniformados con dos patrulleros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)