La pandemia incrementó la resistencia a antimicrobianos
El rol de las FF.AA., en manos de la Asamblea
Melany Pacheco continúa desaparecida después de seis…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este jueve…
Usuarios peruanos en Twitter confundieron cuenta de …
Estos son las resoluciones del COE sobre el uso de m…
CNE convoca a la ciudadanía a participar del referén…
Fiscalía investiga a Pedro Castillo por rebelión y c…

Los trabajadores del Metrobús están impagos y piden solución

En la terminal de transferencia de La Ofelia.    120 trabajadores de la empresa privada de recaudación reclamaron por sus sueldos.

En la terminal de transferencia de La Ofelia. 120 trabajadores de la empresa privada de recaudación reclamaron por sus sueldos.

Los recaudadores y técnicos del Sistema Integrado de Recaudación (SIC) del Corredor Central Norte llevan dos meses sin cobrar sus sueldos.

En la mañana de ayer, cerca de 120 personas portaron pancartas y gritaron frases de protesta en los exteriores de las oficinas de la terminal de La Ofelia, en el norte de la capital.

Esta es la tercera vez que los trabajadores hacen este pedido. Ellos laboran en áreas como mantenimiento, seguridad, área técnica, custodios de valores y labores administrativas.

Ellos demandan el pago de sus sueldos y el cumplimiento del contrato entre las cinco operadoras que cubren las rutas de los 450 alimentadores de crear una caja común de los ingresos de los pasajes de estas rutas.

Diego Padilla, dirigente de los trabajadores en protesta, señaló que el contrato exige la centralización del recaudo. “Las operadoras de los alimentadores no pagan a los trabajadores porque ese dinero de los pasajes se lo quedan ellas. Debe haber un sistema de recaudación como en los otros corredores del Distrito”.

De la misma manera otra trabajadora, que prefirió no dar su nombre, aseguró que la deuda que tienen con ellos ascendería a USD 1000 por cada uno.

Ney Jiménez, presidente de la Administración del Corredor Central Norte, aseguró que los trabajadores no tienen dependencia laboral del Corredor.

La administración contrató a una empresa privada para la recaudación del sistema de transporte y los cerca de 300 trabajadores son contratados por dicha empresa privada.

“Los trabajadores, que son externos, no pueden opinar sobre la administración del Corredor”.