El MSP investiga una presunta muerte por dengue grav…
Productos mineros están en cuarta posición entre las…
Finanzas y AME acuerdan instalar mesas técnicas para…
Los controles a los precios de los productos de prim…
Se derrumba un edificio de departamentos de 12 pisos…
El presidente de Bolivia, Luis Arce, llega a Venezue…
Rescatan a 27 migrantes atrapados en una tormenta de…
En las calles de Otavalo, en Imbabura, se volvió a c…

En 14 sectores hay problemas de mal parqueo de autos en Quito

Un agente tomó ayer los datos de un vehículo mal estacionado en San Francisco. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Un agente tomó ayer los datos de un vehículo mal estacionado en San Francisco. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Un agente tomó ayer los datos de un vehículo mal estacionado en San Francisco. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

En apenas tres minutos, los agentes de tránsito y los operarios de las winchas se llevaron dos autos que se encontraban mal estacionados. Ocurrió ayer, a las 11:30, en la intersección de las calles Rocafuerte y Chimborazo, junto al mercado San Francisco, en el Centro Histórico de Quito.

Los uniformados pegaron los adhesivos en las ventanas de los carros y los trasladaron rápidamente a los patios de retención vehicular.

En un aplicativo que la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) implementó desde ayer 18 de enero del 2021, los uniformados llenaron los datos de los automotores, que se registran en una base: número de placa, color, golpes externos, entre otras características.

Luego, con un correo electrónico o un mensaje de texto, los conductores fueron notificados de la infracción.

“En segundos llega la información y se hacen fotos de los cuatro lados del carro y una panorámica. En el mensaje se muestran hora, fecha, lugar y causas de la falta”, dijo Francisco Arauz, director de Fiscalización de la AMT.

Este Diario observó que las amonestaciones no llegaron de forma inmediata a los celulares y correos de dos usuarios. De acuerdo con la Ordenanza 247, la multa para quienes se estacionan en zonas prohibidas o hagan mal uso del espacio público vial será del 10% de un Salario Básico (USD 40).

La AMT ha identificado 14 zonas en las que se reportan vehículos mal parqueados de forma recurrente. Por ejemplo, en las calles Benalcázar y Sucre, del Casco Colonial, todos los días hay autos que obstruyen los pasos que fueron ­instalados para las personas con discapacidad.

En la Plataforma Gubernamental norte (av. Amazonas), cientos de conductores se aparcan junto a las aceras en zonas no permitidas. Lo mismo sucede en la Plataforma sur, en las avenidas Amaru Ñan y Quitumbe Ñan.
En la Michelena y Mariscal Sucre (sur), los carros se sitúan frente a locales comerciales y dificultan el paso de peatones. Por momentos llegan camiones que descargan toda clase de mercadería.

Junto a los accesos peatonales de las terminales interprovinciales de Quitumbe y de Carcelén, taxis se aglomeran en las aceras a la espera de conseguir pasajeros.

Según datos de la AMT, más 8 800 carros fueron sancionados el año pasado por estacionarse mal en las calles y avenidas del Distrito Metropolitano.

Para Juan Manuel Aguirre, director de la entidad, se ha vuelto un mal hábito aparcar los autos en donde quiera, sin respetar las señales de tránsito. Añadió que solo en diciembre pasado, los agentes emitieron 5 500 citaciones por mal estacionamiento o invadir el espacio público.

Frente a la falta de espacios para parquear vehículos, la Gerencia de Terminales y Estacionamientos de la Epmmop tenía previsto ampliar la Zona Azul en 9 177 calles hasta agosto del 2020.

En la actualidad, la ciudad cuenta con 8 883 plazas que brindan ese servicio. El objetivo era que se amplíe a 18 000. Sin embargo, por la emergencia sanitaria del covid-19 ese proyecto está paralizado.

En tanto, la gente se queja de que las sanciones son injustas. Carlos Peralvo es propietario de uno de los vehículos retirados con wincha ayer, en la calle Rocafuerte.

Aseguró que solo hizo una carrera y lo parqueó en la calle para ayudar a una comerciante a ingresar productos en el mercado.

Luis Angos compraba carne en el mismo sector. “Le dejé 10 minutos, es exagerado. Nos hacen daño, aquí no hay un letrero que diga ‘no estacionar”. El comerciante Otto Páez ha sido sancionado varias veces por la AMT. “Me subo a la acera por necesidad, no por comodidad”, señaló.