Al menos 19 estudiantes y dos adultos fueron asesina…
Expulsan del sistema universitario a líder estudiant…
Ecuatorianos fallecidos en incendio en Chile son de Manabí
Ministerio de Educación investiga violento asalto co…
Feriado del 24 de mayo generó un gasto turístico de …
Se localizan 200 cadáveres entre los escombros de un…
Pabón inaugura mural que costó USD 480 000 a Pichincha
Robo de vehículo terminó en persecución y balacera

Cientos de jóvenes se concentran en la tribuna De los Shyris para celebrar a Quito al caer la tarde del 5 de diciembre

Cientos de jóvenes se concentraron en la tribuna de la avenida De los Shyris para celebrar los 485 años de fundación de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Cientos de jóvenes se concentraron en la tribuna de la avenida De los Shyris para celebrar los 485 años de fundación de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Cientos de jóvenes se concentraron en la tribuna de la avenida De los Shyris para celebrar los 485 años de fundación de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Desde aproximadamente las 16:00 de este jueves 5 de diciembre del 2019, cientos de jóvenes se concentraron en la tribuna de la avenida De los Shyris para celebrar los 485 años de fundación de Quito.

Unos consumían licor y canelazos en los graderíos. Otros parquearon sus vehículos en la mitad de la vía y tomaban cervezas. Abraham Trujillo, de 18 años, llegó a ese lugar junto a sus amigas. “Esta es la mejor forma de celebrar. Nos vamos a quedar solo hasta las 20:00 porque luego es más peligroso”.

Los jóvenes llegaron al lugar para celebrar a Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Emilia Naranjo
, de 19, lo acompañaba. “El ambiente es buenazo desde que llegamos a las 17:00”.

Quienes estaban allí compraban cada botella de canelazo a USD 3 o dos por 5. Al lugar también llegaban las chivas quiteñas que cobraban USD 10 por cada recorrido.

Los agentes de control esperaban que lleguen más policías pasa retirar a los libadores del lugar. Foto: Eduardo Terán. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La música de reggaetón retumbaba desde los parlantes de los carros y los chicos bailaban. Los agentes de control esperaban que lleguen más policías pasa retirar a los libadores y a las personas que comercializaban bebidas alcohólicas.

Desde las 18:00 comenzó a llover en el lugar, pero eso no impidió que los chicos sigan farreando.