Siete pasos se necesitan para lavarse bien las manos
Nuevos cuadros se forman para renovar el espectro político
Contratos petroleros ya pueden modificarse con la Ley
‘Júnior’, el testigo silencioso del éxito de Independiente
Jaime Culebras trabaja en la conservación mediante s…
La seguridad en las fronteras se debilitó en tres años
Misión de la CIDH visitará Ecuador desde el 1 de diciembre
COE confirma aplazamiento de la apertura de frontera…

En Quito, el adiós al 2020 será con eventos virtuales por zonas

Gestores elaboraron un monigote de Richard Carapaz. Estará este 31 en la Plaza Cívica Eloy Alfaro, en el sur. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Gestores elaboraron un monigote de Richard Carapaz. Estará este 31 en la Plaza Cívica Eloy Alfaro, en el sur. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Gestores elaboraron un monigote de Richard Carapaz. Estará este 31 en la Plaza Cívica Eloy Alfaro, en el sur. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La tradición de quemar un monigote en fin de año tiene raíces en la Colonia. Con el tiempo, fue tomando características propias del país. Quito le puso su toque a esta suerte de ritual, que este 2020 se ve truncado por la pandemia. Los eventos que acompañarán a la despedida del año se trasladan ahora a la virtualidad.

Susana Freire, investigadora de temas históricos de Quito, dio cuenta de las despedidas de año con monigotes que dejaron huella, en puntos como la estación de Bomberos de La Loma Grande o en la intersección de la Chimborazo y Bolívar, en el Centro. En esta última, según se sabe, lo armaba la familia Moya. La tradición iba acompañada del baile popular.

Este año, esas prácticas no tendrán cabida. De ahí que desde las administraciones zonales y otras instancias se organizaron actividades seguras, para que el acontecimiento no pase desapercibido.

Ese es el caso de las administraciones Eloy Alfaro, La Mariscal, Los Chillos y Calderón. En la primera, este 31 se desarrollará el Festival de Fin de Año, con artistas como la orquesta Don Medardo y sus Players: Facebook Live @Zonal­EloyAlfaro, de 15:00 a 19:00.

Para no perder la costumbre del ‘viejo’, emprendedores de la zona se dieron a la tarea de representar al ciclista Richard Carapaz, con un monigote de 1,60 metros de alto por 70 centímetros de ancho. Se suma una bicicleta de 1,50 metros de alto, así como un tren pintado en una tela de 3 metros por 1,6, con estructura de madera.

Verónica Manzano, gestora cultural y coordinadora del Taller Ecuatoriano de Arte y Cultura, es parte de esta creación que simboliza el positivismo. Se realizó con material reciclado: papel, esponjas, mangueras, entre otros.

Manzano contó que parte de las tareas se realizaron en el barrio Lucha de los Pobres, en el sur. Por temas de logística, la figura se consolidó en un espacio en Cotocollao, en el norte.

La tradición de las caretas se cuenta en el Centro Cultural Metropolitano. Hay también un recorrido virtual.

Paúl Cárdenas es parte de la creación y compartió el sentir con el personaje elegido: “Nos dio una lección: continuemos, que la pandemia no nos va a parar y ha servido para crear”.

La imagen estará mañana, 30 de diciembre del 2020, en la Plaza Cívica Eloy Alfaro, en la av. Alonso de Angulo y Capitán César Chiriboga, de 09:00 a 21:00. Las personas podrán tomarse fotografías, cumpliendo medidas de bioseguridad.

En la Zonal La Mariscal, este jueves a partir de las 23:50, será ‘El Apagón’, justamente al estilo de este emblemático sector de Quito. El recuento en los últimos minutos del 2020 tendrá la participación de Juana Guarderas, actriz y gestora cultural del Patio de Comedias.

Para la actriz, el arte y la cultura se han hecho presentes en la pandemia, pues así como es importante la salud física, lo es la mental. Guarderas explica que el objetivo de ‘El Apagón’, que por años se transmitió por Radio Tarqui, es recapitular este año tan complejo y, a la vez, tan enriquecedor. Ella interpreta al personaje de una habitante del barrio.

Participará Walvin Vargas, voz de la radiodifusora, así como el infaltable ‘viejo’, en la voz de Luis Supliguicha. Luego, se proyectará una animación en 3D con iluminación de los lugares del sector y se presentará la orquesta Q-Band.

Antes del conteo se pasarán dos conciertos, con seis bandas de diversos géneros: a las 18:00 III Elementos, Huesos Rotos, Mafia Andina y Parca. A las 22:00 Nova Reggae System, Arcosombrosis y Diablo Huma, a través de Facebook Live @zonalmariscal. Todo se grabó previamente.

Y con anticipación hubo actividades en las zonales Calderón y Los Chillos. En la primera, el lunes se desarrolló un taller para la elaboración de monigotes y en la segunda, ayer, tuvo lugar la presentación de la Tropicalísima Banda Show.

Si de tradiciones se trata, en Quito no quedan fuera las caretas. Parte de la historia de estas se presenta en una exposición en el Centro Cultural Metropolitano, ubicado en la García Moreno y Espejo.

Se sabe que la tradición se inició en la década de 1940, con Ángel Vaca, quien era escultor. Su nieto, Diego Vaca, artista de 35 años, recordó que todo empezó con un deber de su tío, Marcelo Vaca, quien asistía a la Escuela de Bellas Artes. Debía hacer un molde y una máscara.

Con la experiencia del escultor la obra se les facilitó, e hicieron el rostro de un payaso. Tras un tiempo empezaron a elaborar caretas. Los primeros moldes eran de barro y era difícil trabajar con estos. Así que el hombre los hizo con yeso y empezó la producción de caretas con personajes como capariches y osos para Inocentes y para fin de año. Luego se incluyeron los políticos.

La familia tenía una tienda en la av. América y comenzaron a vender los productos. Diego Vaca decidió continuar con el legado y su trabajo está en el Centro Cultural, así como piezas hechas por su abuelo. Estará hasta marzo del 2021. Y hoy hay un recorrido virtual por la exposición, a las 11:00, por @centroculturalq y @culturaquito.

En el mercado de San Francisco, en el Centro, las limpias ancestrales se realizan con medidas de bioseguridad. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Otra costumbre de fin de año en la capital son las limpias. Estas sí son presenciales. Hay dos puntos emblemáticos: los mercados de San Francisco y Santa Clara. En ambos, se contempla uso permanente de mascarilla, desinfección y el uso de rociadores. Desde el Municipio se anunciaron controles para verificar las normas.

Una limpia puede costar USD 7,50. Se usan hierbas denominadas amargas para las malas energías (ruda, ortiga, chilca, etc.). Las dulces son para renovar las energías (lavanda, hierbaluisa, entre otras).

En contexto

Las viudas y disfrazados están prohibidos. La normativa municipal señala que el cierre de vías o la instalación de casetas o puestos de control en el Distrito, sin que exista una emergencia comprobada, será sancionado con una multa de 500 dólares.

Suplementos digitales