Tres siniestros de tránsito en la avenida Simón Bolí…
Reportan una persona sin vida en parque Metropolitan…
Migrante ecuatoriana y su hijo fueron rescatados en …
Elecciones 2023 arrancan con el voto de 5 497 privad…
Tres gasolineras fueron asaltadas en Cuenca
Incendio en bodega de Durán continúa, bomberos trata…
Vehículo de alta gama arrolló a hombre en la Panamer…
Mascotas rescatadas en Quito buscan nuevo hogar

Prohibida la venta de licor en sitios de influencia de la peregrinación a El Quinche

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Redacción Quito

Las tiendas de abarrotes y víveres que estén cerca (200 metros) de las tres rutas que se habilitaron para la procesión de la Virgen de El Quinche no deben vender licor. La Intendencia de Policía ordenó, además, que licorerías, burdeles y discotecas cercanas no pueden abrir sus puertas.

Edwin Castelo, intendente de Policía de Pichincha, firmó un oficio en el que se prohíbe a las tiendas de víveres expender alcohol el 21 y 22 de noviembre (este sábado y domingo), días en los que se realiza la tradicional peregrinación.

En caso de que los dueños no acaten esta resolución, la Intendencia decomisará la mercadería, indicó el funcionario. Esta advertencia se extendió a los vendedores ambulantes que se ubican a lo largo de las tres rutas que se habilitaron para ir a El Quinche.

Por otra parte, las discotecas, burdeles, centros de diversión, licorerías y bares que estén a 200 metros de las tres rutas no podrán funcionar durante este fin de semana.

Castelo aseguró, en el comunicado, que en caso de que no se acate la disposición, se utilizará la fuerza pública para clausurar los locales. Cerca de 1 300 efectivos brindarán seguridad en la procesión.