Berlusconi, hospitalizado en Milán con una infección
Hungría donará a Ecuador 150 000 dosis de AstraZeneca
El relleno sanitario de El Inga será cerrado
Alfonso Terán: ‘No podemos estar aislados, eso es te…
Los contribuyentes ya sienten el incremento del impu…
Gobierno piensa en la reforma judicial
58 años de cárcel para quien asesine a un policía en…
Quemar carros, la forma de operar de los sicarios en Manta

Prohibida la venta de licor en sitios de influencia de la peregrinación a El Quinche

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los locales y los vendedores ambulantes no podrán vender licor, durante la procesión a El Quinche. dispuso la Intendencia de Policía de Pichincha. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Redacción Quito

Las tiendas de abarrotes y víveres que estén cerca (200 metros) de las tres rutas que se habilitaron para la procesión de la Virgen de El Quinche no deben vender licor. La Intendencia de Policía ordenó, además, que licorerías, burdeles y discotecas cercanas no pueden abrir sus puertas.

Edwin Castelo, intendente de Policía de Pichincha, firmó un oficio en el que se prohíbe a las tiendas de víveres expender alcohol el 21 y 22 de noviembre (este sábado y domingo), días en los que se realiza la tradicional peregrinación.

En caso de que los dueños no acaten esta resolución, la Intendencia decomisará la mercadería, indicó el funcionario. Esta advertencia se extendió a los vendedores ambulantes que se ubican a lo largo de las tres rutas que se habilitaron para ir a El Quinche.

Por otra parte, las discotecas, burdeles, centros de diversión, licorerías y bares que estén a 200 metros de las tres rutas no podrán funcionar durante este fin de semana.

Castelo aseguró, en el comunicado, que en caso de que no se acate la disposición, se utilizará la fuerza pública para clausurar los locales. Cerca de 1 300 efectivos brindarán seguridad en la procesión.

Suplementos digitales