Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 29 de …
Planteles masivos no logran cumplir el distanciamiento
La Asamblea puede derogar la reforma tributaria tras…
La contaminación del aire, como antes de la pandemia…
Exportación de plátano fresco no se levanta
22 familias de Pimampiro, evacuadas por deslaves
Repatriación e indulto de presos tienen excepciones
IDV le hace frente a un equipo con más millones

El 0,52% del presupuesto del Municipio de Quito, para turismo

Los visitantes se hicieron fotos junto al cuy gigante, la llamativa escultura de Puéllaro, en el mirador Cerro La Luz. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Es la apuesta de la ciudad para reactivar la economía y, sin embargo, está entre las entidades municipales que menor presupuesto recibe. De los USD 567 millones que se aprobaron para este año, apenas 3 millones se contemplaron para Quito Turismo. Es decir, apenas el 0,52%.

Luis Ruales, exgerente financiero de esta entidad municipal, aclara que la empresa cuenta además con otros ingresos, los dos más importantes son las tasas que pagan los negocios turísticos. Sumando esos rubros, este año la empresa encargada de promocionar y apoyar al turismo del Distrito tiene USD 4,4 millones. Casi la tercera parte de lo que tuvo asignado por ejemplo en 2015, cuando superó los USD 11 millones.

Con escasos recursos para la promoción y con una pandemia que aún impone restricciones, el sector turístico de la capital esperaba que en este feriado se sintiera una reactivación. Y fue así, sobre todo en el sector rural.

A Perucho, una parroquia ubicada a 55 km al noreste de Quito, llegaron unas 200 personas el sábado pasado, el doble de gente que regularmente llega ese día. Evelyn Oña, representante de la Red de Emprendedores, cuenta que la agrupación se reactivó en junio pasado, luego de un largo parón por la pandemia.

Para atraer a la gente recibieron capacitaciones. Jessenia Lomas, integrante de la Red, cuenta que están listos para recibir a los turistas manteniendo todas las medidas de bioseguridad. Ella, por ejemplo, portaba su mascarilla mientras promocionaba los diferentes productos que se comercializan en el parque central. Sobre una mesa larga y ancha, además de aguacates y mandarinas, pan y mermelada de mandarina; la fruta estrella de esa parroquia.

Un panorama similar se vivió en Puéllaro. Los visitantes recorrieron el parque central y luego fueron al mirador Cerro La Luz. Padres e hijos caminaron por los diferentes senderos distribuidos en las 21 hectáreas. Según Vinicio Ayala, técnico del Municipio, cerca de 1 200 personas visitaron el mirador de la parroquia en el feriado. De este proyecto se benefician directamente 22 familias de la comunidad.

Las dos parroquias forman parte de la Ruta Escondida, un sector bendecido con un clima cálido, montañas ricas en flora y fauna y cascadas, sin embargo, la infraestructura turística se queda corta. Los moradores de estas zonas coinciden en que falta atención por parte de la Municipalidad.

En la ruralidad, a diferencia de la urbe, la mayor parte de las vías es adoquinada, empedrada o de tierra. Incluso hay zonas turísticas como haciendas o miradores que no cuentan con vías de acceso que faciliten la llegada de turistas. Allí, los moradores tienen la percepción de que la inversión en la zona urbana es mayor que en la rural. Y no están equivocados.

Eduardo del Pozo, presidente de la Comisión de Presupuesto, explica que es difícil desglosar y poder diferencias cuánto se invierte desde el Municipio en ambos sectores.

Los presupuestos se asignan a las 42 entidades municipales y se los distribuye de acuerdo con un plan. Lo que sí se puede definir es que las obras llegan a estas zonas sobre todo con Presupuestos Participativos.

Sin embargo, el monto no es alto. Para 2022 se asignaron USD 22,2 millones, que se distribuirán entre las 32 parroquias urbanas y 33 rurales.

La asignación a cada zona depende del número de habitantes. Y como en Quito la mayoría de personas se concentra en la zona urbana, la rural -pese a ser la que más territorio abarca- recibe menos obras.

Un dato adicional: de los proyectos aprobados para este año con Presupuestos Participativos, solo uno asignado a La Libertad tiene que ver directamente con el turismo.

Las visitas a la ruralidad no solo se activaron en Quito, también en sus alrededores. Kay Marquardt, director ejecutivo de la Asociación de Haciendas y Turismo Rural, indicó que, según sus registros, tanto en hospedaje como en restaurantes que ofrecen sus servicios a máximo dos horas de Quito la ocupación estuvo entre el 80 y el 100%. Mientras en los hoteles de la zona urbana no superó el 25%.

Raúl García, presidente de la Cámara de Turismo de Pichincha, insiste en que es fundamental el incentivo al sector con liquidez y flexibilidad en pago de tasas. Hasta el momento, las medidas que ha tomado el Municipio no dan alivio a la parte tributaria que enfrenta el gremio, lo admite Analía Ledesma, presidenta de la Comisión de Turismo. Cuenta que se está trabajando en una ordenanza para ampliar la participación de los actores de zonas rurales y urbanas en el Consejo Consultivo de Turismo, que se encargará de planificar, promocionar y regular las actividades turísticas.

Santiago Guarderas, en sus primeras declaraciones como Alcalde, afirmó que una de sus acciones inmediatas será la reactivación del Centro, pero aún no se ha pronunciado sobre el trabajo en la ruralidad. Solo potenciando ese tipo de atractivos se puede lograr la ambiciosa meta que plantea Del Pozo y lograr que los visitantes se queden en Quito no solo 1,5 días en promedio, como ocurre hoy, sino el doble. Son necesarios no solo la inversión en infraestructura turística sino un cambio de mentalidad para que el turista local voltee a ver a la ruralidad.

Del Pozo explicó que en la reforma presupuestaria que está por discutir el Concejo, se establecieron USD 10 millones adicionales para trabajar con los GAD parroquiales en obras de infraestructura.

Suplementos digitales