Siete pasos se necesitan para lavarse bien las manos
La seguridad en las fronteras se debilitó en tres años
Nuevos cuadros se forman para renovar el espectro político
Contratos petroleros ya pueden modificarse con la Ley
‘Júnior’, el testigo silencioso del éxito de Independiente
Jaime Culebras trabaja en la conservación mediante s…
Misión de la CIDH visitará Ecuador desde el 1 de diciembre
COE confirma aplazamiento de la apertura de frontera…

Pico y placa: Dígitos 7 y 8 no circulan el 4 de noviembre

La medida busca reducir la congestión vehicular en las vías de la urbe, durante las horas pico. Foto: archivo / EL COMERCIO

La medida de restricción vehicular Pico y placa rige en Quito desde las 05:00 de este jueves 4 de noviembre del 2021.

La disposición municipal establece que dos placas no podrán circular un día a la semana. Este jueves no deben movilizarse los vehículos cuyo último dígito del registro metálico termine en 7 y 8.

La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) recordó que la restricción se aplica desde las 05:00 hasta las 10:00 y desde las 16:00 hasta las 21:00. Luego de ese horario se libera el tránsito y todos los automotores pueden circular.

El fin de semana no se aplicará la medida ni tampoco los feriados.

¿Cuál es la multa por incumplir el Pico y placa?

La resolución de la Secretaría de Movilidad dispone que la multa para quienes infrinjan la medida restrictiva del Pico y placa se aplicará según el número de veces en las que el conductor incurra en la falta. Así, la primera vez será multado con USD 60, la segunda vez USD 100 y si reincide por tercera ocasión deberá pagar USD 200.

Cuestionamientos

La flexibilización de la restricción vehicular en la urbe con el regreso al Pico y placa generó cuestionamientos por parte de expertos en movilidad.

Hasta antes del 1 de noviembre cada auto tenía dos días en los que no podía circular de 07:00 a 19:00. En cambio, desde este jueves 4 la restricción será de un solo día y en las horas pico, de 05:00 a 10:00 y de 16:00 a 21:00.  La medida incluye a los taxistas.

Excepciones

Las personas de la tercera edad y con discapacidad pueden circular sin restricción. 

¿Es la medida que Quito necesita?

Para Alfredo Viteri, experto en movilidad, la respuesta es tajante: no. Lo que se consigue con esa decisión -dice- es priorizar a los vehículos particulares por sobre las personas que se mueven en el sistema de transporte público. En cada auto particular se mueven entre una y dos personas, mientras que, en un bus biarticulado, por ejemplo, pueden viajar más de 250. Lo que se conseguirá con la decisión es que más autos rueden por las calles lo que generará más congestión, argumenta. 

Marcelo Narváez, funcionario de la Secretaría de Movilidad, está en desacuerdo con esa lógica y lo explica: a pesar de que la restricción pasó de dos días a solo uno, y de restringir cuatro números por día, a dos, el número de autos que se espera salgan a las calles no aumentará significativamente. La razón gira en torno a la cantidad de salvoconductos que estaban vigentes durante la medida de Hoy no Circula. 

Durante esa restricción que era más severa, el Municipio permitía que las personas de sectores estratégicos relacionados a la producción, a la operación aeroportuaria, a la salud, entre otros, obtuvieran un permiso para circular en días que, por su número de placa, no debían hacerlo.

Además, permitía que una persona pudiese obtener el documento de manera casi inmediata cuando tuviese, por ejemplo, una cita médica, o un viaje al aeropuerto. Hubo gente que abusó de ese servicio. 

Desde septiembre del 2020 hasta octubre pasado, se emitieron 654 000 salvoconductos que ya estaban caducados, y 88 000 que todavía se encontraban activos. 

Con el Hoy no circula, cada día, debía salir de las calles un 40% de los 480 000 autos que hay en Quito. Sin embargo, debido a la alta cantidad de salvoconductos, solo se lograba retirar un 26%. Si a eso se suma el irrespeto de la gente por la falta de control, se estima que salía de las vías apenas el 20%. 

Narváez explica que, durante los operativos, cuando los agentes identificaban autos con números de placas que no debían circular los detenían, pero en la gran mayoría de veces, los conductores presentaban los documentos habilitantes.  De modo que los operativos congestionaban las vías y no daban buenos resultados. 

La nueva medida no permite salvoconductos para empresas destinadas a entregas, taxis, periodistas, viajes al aeropuerto ni citas médicas. Habrá controles intensos.  

Narváez considera que, una de las ventajas que dejó la pandemia, es que evidenció que se puede trabajar desde casa, por lo que las empresas pueden optar por esa alternativa cuando un empleado no pueda circular por la restricción. 

Mario Villagómez, consultor en temas de movilidad y economía de transporte, ve positiva que la restricción se haya flexibilizado y puntualiza que esa medida da buenos resultados para disminuir la contaminación en el ambiente generada por los autos, pero no la congestión. 

Lo que hace el Pico y placa – dice- es desplazar las horas de tráfico. Habla de un estudio que realizó la Universidad Central y que determinó que la medida solo logró disminuir un 4% de la congestión, lo que no representa una mejora significativa en la movilidad. 

Para Villagómez, la mejor forma de solucionar los problemas de tránsito es motivar a la gente a dejar el auto en casa y a movilizarse en transporte público. Para eso es fundamental mejorar la calidad del servicio.

Para conseguir lo que él llama “una mejora en el bienestar social”, se deben reducir tiempos de viaje, porque mientras más tiempo se invierta en desplazarse, menos productiva es una persona y menos tiempo pasa con su familia.  

Para lograrlo, añade, es necesario priorizar el transporte público y habilitar corredores exclusivos. Otra alternativa es desincentivar el uso de auto particular con medidas como los peajes urbanos, impuestos al rodaje, y demás. 

Testimonios

‘Volver al Pico y placa, un retroceso’

Karina Gallegos, vicepresidenta de la Asociación de Peatones.

“El flexibilizar la restricción es un desacierto. La solución no es hacer más vías, sino restringir el uso excesivo del auto. La ciudad no está habilitada para tantos autos. El casi medio millón de vehículos que circulan en Quito tienen una afectación no solo en la movilidad, sino en la contaminación del aire, en el ruido. Se debe pensar en el transporte colectivo. Hay que liberar las vías para que las personas que nos movemos en bus -que somos la mayoría- lleguemos pronto a nuestros destinos. La ciudadanía ya estaba acostumbrada a la medida Hoy no circula; el volver al Pico y placa es un retroceso. Las acciones deben ir enfocadas no a beneficiar a la gente que tiene automóvil, sino a mejorar el transporte colectivo y garantizar la seguridad de peatones y ciclistas”.

‘Sacar el auto un día más da libertad’

Joselo Castellanos, conductor

“Escucho a la gente decir que las personas debemos dejar el auto en casa, y yo me pregunto: ¿Debo subirme a un bus que viaja lleno en medio de la pandemia? Si en la ciudad existiera un servicio adecuado de buses o metro yo sin duda lo usaría, pero es inhumano que nos pidan ir en bus con el servicio que tenemos. Peor ahora que hay riesgo de contagio. Yo le llevo a mi hija al trabajo y los dos días que no podía ir por el Hoy no circula ella tomaba taxi, pero era carísimo. Ahora voy a poder ayudarle más. A veces, yo quería salir una tarde a tomar un café, pero no podía por la restricción. La nueva medida le hará bien a la ciudad, sobre todo a los negocios porque las personas vamos a tener más libertad de ir a restaurantes u otros. Además, se retirarán los salvoconductos a la gente, que no debía tenerlos”.

Suplementos digitales