Elecciones en Honduras se realizaron con normalidad
Quito se festeja con vóley en La Vicentina
Bandera de la diversidad, en exterior de la Basílica…
Venezuela se solidariza con Perú tras terremoto
Siniestro de tránsito en la vía a Pallatanga dejó un…
Filipinas restringe la entrada a viajeros extranjero…
Suben a cuatro los heridos y a 867 los damnificados …
Israel es el primer país que cierra sus fronteras po…

En el parque Julio Andrade se camina al ritmo de la música

Un rehabilitado parque. Las bancas de madera están distribuidas en varios sitios y brindan comodidad a los visitantes.

Un rehabilitado parque. Las bancas de madera están distribuidas en varios sitios y brindan comodidad a los visitantes.

A las 09:30 del martes pasado, Julio Dávila y Cristina Córdova estaban sentados en una banca de madera del parque Julio Andrade, ubicado en la av. 10 de Agosto y Ramiro Dávalos, en La Mariscal.

Mientras decidían adónde ir a comer, escucharon la canción Cuando me enamoro, de Enrique Iglesias y Juan Luis Guerra. Ellos también cantaban a dúo.

La música se escuchaba por varios parlantes que se instalaron en el parque. Ambos esperaron que la canción terminara para seguir con su destino.

Caminaban por las jardineras cogidos de la mano y la voz de una locutora de radio Disney se escuchó en todo el parque.

Aníbal Puente y Susana León se tomaban fotografías en la plaza central, donde hay cinco esculturas de personajes históricos de la época liberal: Julio Andrade, Roberto Andrade, Alejandro Cárdenas, Ulpiano Páez y Carlos Concha.

Una canción de Shakira los acompañaba. Es la primera vez que escucha música en un parque de la ciudad, relata Puente. “Me parece una buena alternativa, la música alegra y brinda un ambiente diferente a este lugar regenerado”.

Puente y León frecuentan a diario el parque. Los dos son estudiantes de Derecho de la Universidad Central. “Cuando tenemos horas huecas venimos a escuchar música y a conversar”.

En un extremo del parque hay una caseta donde se venden libros de superación y literatura latinoamericana. Junto al pequeño local hay un poste con dos parlantes. Carolina Herrera transitaba por allí y se detuvo a mirar los libros. Silbaba al son de la música ambiental.

Herrera compró en USD 3,50 la novela ‘Crónicas de una muerte anunciada’, de García Márquez, y caminó presurosa con destino a su trabajo, una cafetería en la Juan León Mera.

Un grupo de funcionarios del Instituto Metropolitano de Patrimonio (ex Fonsal) se turnan para programar la música. Los ritmos se escuchan desde las 06:00 hasta las 18:00, de lunes a domingo. Juan Castro, guardaparque del lugar, dijo que para él la música es una compañía mientras vigila el sitio.

El parque Julio Andrade fue restaurado por el ex Fonsal y una de las novedades en el diseño fue la instalación de parlantes para contar con música ambiental durante el día. Hasta ayer, todos los parlantes funcionaban y estaban bien cuidados.

Suplementos digitales