Superintendencia exige a Banco Pichincha contratar a…
Nueve motocicletas fueron retenidas en operativos en Tulcán
31% de privados de libertad están en educación media
Cinco de cada 10 microemprendedoras sufren violencia…
Llori y Blinken hablaron de fortalecer a la democracia
Dosis de Sinovac para infantes es igual a la de adul…
Militares y policías se unen en operativos antidelin…
Lasso dio prioridad a Policía antes que a la Asamblea

Lavadoras de carros trabajan toda la noche al sur de Quito

A pesar del frío o incluso la lluvia que caracteriza las tardes y noches capitalinas, el trabajo de quienes lavan carros en esta zona, no termina hasta que el último vehículo que llegue a su negocio salga bien lavado. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

A pesar del frío o incluso la lluvia que caracteriza las tardes y noches capitalinas, el trabajo de quienes lavan carros en esta zona, no termina hasta que el último vehículo que llegue a su negocio salga bien lavado. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

A pesar del frío o incluso la lluvia que caracteriza las tardes y noches capitalinas, el trabajo de quienes lavan carros en esta zona, no termina hasta que el último vehículo que llegue a su negocio salga bien lavado. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El sector de Santa Rita, al sur de Quito, se ha caracterizado por las lavadoras de carros que a un lado de las calles operan hasta altas horas de la noche. Algunos negocios trabajan desde las 18:00 hasta las 06:00 de la mañana.

A pesar del frío o incluso la lluvia que caracteriza las tardes y noches capitalinas, el trabajo de quienes lavan carros en esta zona, no termina hasta que el último vehículo que llegue a su negocio salga bien lavado.

A las 20:00 en la avenida Cusubamba, por ejemplo, María Ayala lidera su equipo de trabajo. A sus 52 años esta mujer se prepara para lavar un bus que acaba de llegar, al tiempo que dos de sus hijos están listos para ayudarla.

Este negocio trabaja de domingo a domingo, desde las 18:00 hasta las 6:00. Dice que descansa en el día y que es una trabajo familiar. “Si no están mis hijos, me ayudan mis nietos, pero trabajamos de domingo a domingo”, señala.

La mayoría de clientes son taxistas o personas que terminan su jornada en la noche y que aprovechan para lavar su auto mientras regresan a casa.

Marco Tipantazi, cliente desde hace un mes, asegura que conoció la lavadoras un día mientras regresaba del trabajo. Para él es más conveniente lavar su auto en la noche, pues en el día no tiene tiempo y se dedica a hacer otras actividades.

Otra lavadora cercana tiene a toda una familia lavando varios autos. Algunos limpian, otros aspiran, pero nadie se detiene hasta que el auto quede limpio. Para el cliente José Mera, las lavadoras son buenas porque además de que operan toda la noche, hacen un buen trabajo y a un buen precio. “Es bueno porque a esta hora termino mi trabajo y puedo lavar mi carro al paso” dijo.

Por su parte, Gladys Díaz lleva en el negocio un año y trabaja junto con su hermano, hijos y sobrinos. Dice que lavan carros hasta las 23:00, pero que el negocio para y se perjudica cuando llueve. “Ahí seguimos hasta que vengan clientes”, señaló.

Otra zona que también se ha caracterizado por las lavadoras de carros nocturnas es la vía Sozoranga cerca del parque lineal, también al sur de Quito. En esta calle se visualizan numerosas lavadoras con la misma modalidad,son negocios familiares que no paran y lavan carros algunos hasta 24 horas del día.

Suplementos digitales