Laboratorio Urbano de Quito fortalece las áreas hist…
Video registra a personas que pasean un cadáver en moto
Cuatro mujeres salían con USD 15 000 de la cárcel Re…
5 preguntas sobre el aparecimiento de la variante Ómicron
Página para acceder a boletos de Fiestas de Quito, colapsada
COE Nacional y Alcalde anuncian medidas por fiestas de Quito
El 64% de la población está vacunada totalmente en Ecuador
Refuerzo contra covid-19 se adelanta en Ecuador por Ómicron

Joven que resultó herida durante una práctica en una estación de bomberos fue sometida a una cuarta operación

La chica que resultó herida durante una práctica en una estación de bomberos en Pedro Moncayo fue sometida a una cuarta operación. Laura M., de 17 años, no volverá a tener cabello. Esa fue la desgarradora noticia que recibió su madre, Genoveva Ortega. Esto debido a que por el flagelo, perdió el cuero cabelludo. Fue sometida a tres operaciones anteriores para intentar colocarle esta parte de su cuerpo.

El incidente se dio hace 11 días. Y, este lunes 8 de junio, fue sometida a una nueva cirugía. En esta, indicó la madre, le retiraron nuevamente la capa de la cabeza, pues esta no logró fijarse en el organismo de la muchacha.

Ella, quien cursa el primer año de bachillerato y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos de una casa de salud del centro norte de Quito, ya está consciente, come adecuadamente y tiene un buen estado de ánimo.

Ortega relató que una vez que su pequeña despertó, recordó cómo se dio el incidente: la práctica consistía en pasar por debajo de una motobomba y, mientras tanto, les lanzaban agua. Ella pidió a uno de los uniformados no atravesar porque le daba miedo, pero tuvo que hacerlo. Cuando estaba debajo del automotor sintió que algo le haló el cabello. Uno de los uniformados ingresó y por intentar liberarla le corto en la cara y el cuello.

La actividad era la última clase de las 120 horas que debía cumplir como parte de un requerimiento académico. En este caso, Laura M. optó por la actividad de gestión riesgo.

Aunque ya está consciente, dijo Ortega, su hija está vendada y aún desconoce su verdadero estado de salud. Se encuentra estable pero aún hay riesgos.

La progenitora, quien vivía en Pedro Moncayo con su hija y padece cáncer de mama, tiene la esperanza de que su pequeña recobre su estado de salud, mediante una operación que, según le informaron los médicos, se efectúa en el extranjero.

Por otro lado, el padre de Laura M. Y exesposo de Ortega, está a cargo de los trámites legales.

Suplementos digitales