Una vigilia por las víctimas del tiroteo se realizó en Texas
Lasso pide a los municipios del país que controlen l…
Asesinan a un comerciante durante un robo en Ambato
Imágenes de explosión de cilindros de gas en Quito
¿A qué distancia está la cárcel de la ciudad de Sant…
Viruela del mono, ¿se puede convertir en pandemia?
Siete tramos viales listos para circulación vehicula…
Coordinadora busca la revocatoria del mandato de Lasso

Una inspección descartó el peligro en la calle Mejía

En el hundimiento. A las 10:30, una cuadrilla de Obras Públicas llegó  para reponer el pavimento.

En el hundimiento. A las 10:30, una cuadrilla de Obras Públicas llegó para reponer el pavimento.

El hueco que apareció en la calle Mejía, entre Cuenca y Benalcázar, fue reparado en menos de 24 horas. En la mañana de ayer, la vía se reabrió al tránsito.

Desde las 20:30 del miércoles, personal y maquinaria de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) inició los trabajos de exploración para obtener un diagnóstico del problema.

Alioska Guayasamín, administradora de la Zona Centro, informó que se detectó la rotura de una tubería de agua potable. Ese desperfecto, más la cantidad de agua lluvia que se filtró en el sitio por el aguacero y el peso de los vehículos que circulaban por la calle habrían sido las principales causas para que el suelo cediera.

En el lugar se realizaron trabajos de movilización de tierra, inspección de la bóveda de alcantarillado y del sistema de agua potable. Luego se reparó la filtración y se arregló la calzada.

A las 10:30 de ayer, una cuadrilla de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas llegó al lugar para reponer el asfalto. José Moina, encargado de la cuadrilla, explicó que luego de la compactación del terreno con un rodillo mecánico se cubre la superficie con pavimento en frío.

Mientras se reponía la calzada, la vía quedó habilitada en un solo carril. Policías de tránsito pedían a los conductores que se estacionaban en el tramo afectado, que se retiren para facilitar el flujo vehicular. A las 11:30, el tránsito se restableció por completo.

Guayasamín dijo que durante la inspección también se detectó una falla estructural en el alcantarillado que no representa peligro, pero que requiere una intervención programada.

“La mayor parte del sistema de alcantarillado del Centro ha sido recuperado y reemplazado con materiales más resistentes. Sin embargo, se solicitará una prospección en las zonas de mayor flujo pluvial y vehicular”.

Liliana Vega, comerciante, dijo que desde la mañana del miércoles un sector de la calzada empezó a hundirse con el paso de los autos. A las 16:30, una grieta de 50 centímetros de diámetro se abrió, lo cual dificultó el tránsito. Los bomberos acordonaron el área por seguridad.