Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 23 de junio del 2021
La Conaie se alista para elegir nuevo Presidente y d…
El temor al contagio pesa en la decisión de regresar…
En Tulcán, norte de Ecuador, se implementan restricc…
Slendy Cifuentes: ‘Logramos que el agresor de Johann…
Tres causas del mayor desempleo en Ecuador, según ex…
Fabrizio Célleri: ‘La ropa vende sensaciones y estímulos’
Arranca el juicio al primer acusado bajo ley segurid…

25 especies de animales han sido afectadas en los incendios forestales de Quito

En Ilalo, el pasado 24 de agosto de 2015, se registró un incendio que duró más de 28 horas. Las llamas acabaron con más de 100 hectáreas de vegetación. Foto: Galo Paguay/El Comercio

En Ilalo, el pasado 24 de agosto de 2015, se registró un incendio que duró más de 28 horas. Las llamas acabaron con más de 100 hectáreas de vegetación. Foto: Galo Paguay/El Comercio

En Ilalo, el pasado 24 de agosto de 2015, se registró un incendio que duró más de 28 horas. Las llamas acabaron con más de 100 hectáreas de vegetación. Foto: Galo Paguay/El Comercio

En los 1 034 incendios registrados este año en Quito, la fauna silvestre se vio afectada considerablemente. Según un informe del Cuerpo de Bomberos, animales de 25 especies murieron. Entre ellas están mamíferos como venados y lobos de páramo, conejos, zorrillos, ratones andinos, chucuris y ratones acuáticos.

Las aves que habitan en los bosques y laderas de la capital también sufrieron estragos. Entre las especies que perdieron sus hogares están el timarú piquicurvo, anade piquiamarillo, curiquingue, rayito brillante, canastero multilistado, gralaria, leonada, dormilona gorrillana e inclusive un cóndor andino.

En cuanto a los reptiles, anfibios e insectos, los más afectados fueron guagsa de gunther, lagartija minadora de vientre rojo, escarabajo de páramo, rana marsupial y terrestre, escarabajos de páramo y moscas de piedra.

Según el informe, todos los animales habitaban en las 361,8 hectáreas incineradas de este año. Además, se calcula que cerca de USD 1 307 700 sería el valor estimado que se necesitaría para la restauración de las áreas afectadas. Esto sin contar el impacto ambiental y socioeconómico que causaron los siniestros.