El multiverso de la Batalla de Pichincha
Juan Carlos Fiallo: ‘Libertad no es ausencia de guerra’
Enfrentamientos y detonaciones en Esmeraldas, luego …
Armados dispararon a estudiante por robarle el celul…
La Asamblea recibirá a 500 invitados para Informe a …
‘Somos los que hacemos con lo que hicieron de nosotros’
La palabra inventa a quien la escribe
¿Libertad o el fantasma de la libertad?

Más de siete hectáreas de pasto seco se quemaron en el cerro Ilaló

El incendio en el cerro Ilaló se inició el domingo 2 de agosto.

El incendio en el cerro Ilaló se inició el domingo 2 de agosto.

El incendio en el cerro Ilaló se inició el domingo 2 de agosto.

Más de siete hectáreas de pasto seco se han quemado durante el incendio reportado en las faldas del cerro Ilaló (periferias de Quito), que comenzó este domingo 2 de agosto. Así lo reportó el Centro de Operaciones de Emergencias del Distrito Metropolitano (COE).

Un grupo de 30 bomberos y 20 policías metropolitanos se encuentran en la zona del siniestro para controlar el fuego y las llamas que aún no fueron completamente apagadas hasta la tarde de hoy, 3 de agosto del 2015. “El incendio del cerro fue observado, a través de video vigilancia, como una gran columna de humo hace más de 24 horas”, precisó Cristian Rivera, director del COE.

Al parecer, el incendio comenzó por una pequeña quema agrícola, “se salió de control y de propagó”, agregó Rivera.

Pero este no fue el único incendio que se reportó hoy. Al mediodía, otro siniestro se registró en el sector de San Alfonso de Cununyacu (Cumbayá). Los Bomberos investigan si este se produjo por quema de pasto seco para fines agrícolas. En el hecho hubo el riesgo de que dos viviendas se quemaran.

Dos familias fueron evacuadas por precaución, pero las llamas fueron controladas. “Se evitó que se quemen dos vehículos por la intervención de los Bomberos”, dijo Rivera. Allí se quemó una hectárea aproximadamente.

En el último hecho, 10 bomberos y dos camionetas se movilizaron hasta el botadero de El Inga (Pifo). En ese sector hubo otro siniestro en el que se quemó una hectárea y media aproximadamente.