26 de January de 2012 00:04

La exposición de los quindes irá a Ambato, Guayaquil y Cuenca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN


Por quinta vez, la familia Lucas Loor visitó ayer a los 65 quindes, que se exhiben en el bulevar de la. av Naciones Unidas, entre la Japón y De los Shyris, en el norte.

Júnior Lucas fotografiaba a su hermano Juan Francisco, quien posaba junto a una escultura.

Ellos viven por el sector de El Inca y acuden al lugar solo por los quindes, según Yoconda Loor, madre de los niños.

Para su esposo, Juan José Lucas, las esculturas hacen atractivo al lugar. “Antes era botado, oscuro y hasta peligroso. Esto le da vida”.

Pero los quindes ya no estarán en el bulevar. Ayer María Sol Corral, vicealcaldesa de Quito y mentalizadora del proyecto, anunció que la muestra permanecerá hasta el 14 de febrero.

Luego, las aves se exhibirán en Ambato, Guayaquil y Cuenca. Incluso, dijo hay un pedido desde Rusia para que las esculturas se muestren en Moscú.

Para Corral, la acogida de la ciudadanía fue excelente, 500 000 personas visitaron a los quindes, desde el 30 de noviembre pasado que se instaló la muestra.

“Es motivo de orgullo, es algo histórico, eso es intervenir en el espacio público”.

Claudia Meljura, turista colombiana, visitaba ayer por primera vez la exposición.

En su opinión, este tipo de actos debe ser permanente en los espacios públicos, porque no solamente atraen a visitantes. También brindan seguridad.

Yolanda Sarmiento, profesora de la Escuela San Francisco, ubicada al frente del bulevar, recordó que antes la zona era desolada e insegura, en especial por las noches. Tampoco se contaba con vigilancia policial. “Ahora todo el tiempo hay movimiento, iluminación y vigilancia”. Ella utilizó a los quindes para explicar sus clases de ciencias naturales.

Luego de los quindes, el Patronato Municipal San José prepara una exposición de 12 máscaras grandes (de 1,50 x 1,50 m) y de siete grupos escultóricos de personajes típicos del Carnaval.

Se inaugurará el 16 de febrero y permanecerá unos dos meses. La idea es que la ciudadanía continúe apropiándose del espacio.

Para Julio Beltrán, vecino del sector, ya es hora de que cambien a los quindes por una nueva muestra. “Fue una buena idea, pero ya los empezaron a agredir”.

10 esculturas fueron grafiteadas en semanas pasadas, por un joven de 27 años, a quien se lo detuvo. A él se le aplicó la multa que establece la Ordenanza 0332, que corresponde al 0,5 % de la Remuneración Básica Unificada (USD 292).

Los quindes regresarán a Quito en junio, está previsto que se los exhiba en el sur de la ciudad. El lugar todavía está por definirse.

En la propuesta inicial estaba previsto que las esculturas sean trasladadas a las parroquias. Es un tema aún pendiente.

Según Corral, hay propuestas de los artistas de que se mantenga juntas a las 65 esculturas. Así hay más impacto. Para ello, analizan proyectos como el de construir la plaza de los quindes, en el parque de La Carolina.

Para garantizar el cuidado de las esculturas se propondrá al Concejo Metropolitano que se declare a la exhibición Patrimonio Artístico de la Ciudad.

Con la exposición se logró que el bulevar de la Naciones Unidas se convirtiera en un nuevo destino turístico de la ciudad. En las noches se nota la presencia masiva de personas que llegaban atraídas por el colorido de las esculturas. Policías metropolitanos patrullan el sector.

Puntos de vista

José Ordóñez/  Arquitecto

‘Debe ser un espacio para el arte’

En general, los espacios públicos de jerarquía en la ciudad, como el bulevar de la Naciones Unidas, deben ser espacios destinados para el arte. Estos elementos tienen la función de mejorar el diseño del sitio.

La mejor manera para que la población se apodere de los espacios públicos, es hacer de aquellos sitios lugares atractivos, seguros y educativos.
la exposición de los quindes atrajo a varios turistas nacionales y extranjeros. El sitio estuvo bien iluminado y muchas personas se tomaban fotografías en ese lugar. A estas exposiciones hay que agregarles la parte educativa, es decir, faltó la parte conceptual de la exposición.

Para darles mayor vida y uso a los bulevares, cada uno de ellos debe contar con una exposición artística permanente de alto valor cultural. Además, se pueden colocar elementos que enriquezcan el diseño como fuentes de agua e iluminación decorativa. La ciudad debe ser atractiva para propios y extraños. Así se logrará el empoderamiento.


 Nixon Córdova/  Artista plástico

‘Faltan galerías al aire libre’

El bulevar de la Naciones Unidas fue diseñado para presentar exposiciones temporales artísticas y culturales.

Desde el inicio del proyecto de los quindes, se sostuvo la idea de  que las esculturas del ave emblemática de la ciudad  recorrieran  las parroquias y otras ciudades del país.

La muestra ha tenido gran acogida entre los ciudadanos, por esa razón es una buena idea que los quindes lleguen a diferentes ciudades y puedan ser apreciados por más turistas.

Como artista plástico considero que los espacios públicos, como parques, plazas y los bulevares deberían convertirse en galerías de arte al aire libre y así embellecer estos sitios y hacerlos sitios con acogida.

En el país existen varios artistas que buscamos lugares  donde podamos exponer nuestra obra. Los bulevares serían los sitios propicios para desarrollar varias muestras, ya sean de fotografía, pintura, escultura entre otras.

 Natalia Páez/  Ciclista

‘Hay que hacer más campañas’
 
Con respecto al espacio público y la construcción de bulevares, considero que no se pensó precisamente a los bulevares como lugares en los cuales podamos transitar los ciclistas, sin causar molestia a los peatones.

En un inicio eran sitios para que los peatones y los ciclistas podamos transitar con mayor seguridad.  Las muestras artísticas atraen a turistas, sin embargo, considero que no  son lugares idóneos para muestras pictóricas permanentes o transitorias como los quindes de las Naciones Unidas. En Quito aún nos falta apropiarnos de los espacios públicos y, sobre todo, respetarlos. Los quiteños estamos acostumbrados a ver más carros que peatones en las calles y eso sí es un problema.

Si el objetivo de los bulevares es que los ciudadanos  nos  apropiemos  de las calles, se debería realizar alguna campaña de información y sensibilización para que las personas aprendamos a utilizar esos espacios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)