Un profesor y sus estudiantes presentaron ‘la …
René Paredes es el nuevo director de la AMT en la ad…
Constituyentes chilenos disfrazados; un dinosaurio y…
Vuelve a cerrar la polémica escultura neoyorquina Ve…
Alcaldes de la provincia de El Oro piden al Gobierno…
Las playas de Manabí esperan por los turistas con me…
La vacunación de estudiantes de colegios se inició e…
Así están las playas esmeraldeñas para vacacionar en…

Tres estrategias fueron claves para evitar que el covid-19 se expanda más rápidamente en Quito

En Guamaní, una parroquia ubicada al sur de Quito, se realizaron testeos a personas con síntomas, el viernes. Foto: Diego Pallero

En Guamaní, una parroquia ubicada al sur de Quito, se realizaron testeos a personas con síntomas, el viernes. Foto: Diego Pallero

En Guamaní, una parroquia ubicada al sur de Quito, se realizaron testeos a personas con síntomas, el viernes 15 de marzo del 2021. Foto: Diego Pallero

Desde el inicio de la pandemia, el Municipio ha centrado su atención en reducir el número de pacientes en la Red de Salud Pública.

Para detectar personas contagiadas, la Secretaría de Salud implementó tres medidas que se mantienen hasta la fecha: atención a la ciudadanía (brigadas fijas, móviles y el Centro de Atención Temporal), toma de pruebas, y el rastreo de los allegados a los positivos.

En el informe de este lunes, 15 de marzo del 2021, de la Secretaría de Salud se señala que durante la semana epidemiológica 10 (entre el 8 y 14 de marzo), se reportó una disminución del número de casos.

Dicha reducción se ha mantenido durante las dos semanas anteriores a esa. Pero, en los primeros 11 días de marzo, en Quito murió un 40,2% más de personas en comparación a ese mismo periodo del 2019 (mortalidad en exceso).

Martha Gordón, coordinadora de Brigadas de la Secretaría de Salud, señala que la estrategia del Municipio contribuyó a reducir el número de pacientes que llegan a los hospitales. También permitió una detección temprana de casos.

La estrategia de los puntos fijos y de las brigadas comenzó en julio del año anterior, y según los datos sobre la mortalidad en exceso en Quito, el porcentaje comenzó a disminuir al mes siguiente.

En junio, se registraba un 152,4% de muertes en exceso. pero mes a mes, la cifra fue bajando y este martes 16 está en 15,5%.

El pico en la ocupación de camas de hospitalización ocurrió en agosto del 2020. El 15 de ese mes, llegó a cerca de 1 200 según el reporte de la Red Pública Hospitalaria. Desde esa fecha experimentó una disminución hasta noviembre cuando se registró el punto más bajo con una ocupación que bordeaba las 400 camas.

Sin embargo, la necesidad de esos espacios en los hospitales tuvo un nuevo pico el 28 de enero pasado con cerca de 800 camas ocupadas.

Otra acción fue la de rastrear a los contactos de las personas cuya prueba resultó positiva. Se dio seguimiento a 20 000 personas que estuvieron cerca de contagiados.

La tercera estrategia consistió en la detección con las pruebas de diagnóstico molecular.

En primera instancia, el Municipio adquirió 100 000 de tipo LAMP. Sin embargo, ese contrato tuvo problemas y hay un proceso legal que involucra a funcionarios de la Secretaría, y al alcalde Jorge Yunda.

Una vez que se acabaron los test adquiridos en abril pasado, el Municipio firmó un convenio con la Universidad Católica por 14 000 test más.
Después de eso, la Secretaría comenzó a utilizar los 10 000 donados por una farmacéutica coreana. Hasta la semana pasada, según la entidad municipal, quedaban 1 784 muestras.

Las autoridades también se concentraron en el control de las denominadas incivilidades. De acuerdo con el ECU 911, entre el 16 de marzo del 2020 y el 8 de marzo del 2021, en Quito se presentó el 23% de las aglomeraciones del país.

Para la epidemióloga, Andrea Gómez, las brigadas y el testeo fueron las medidas que permitieron que la curva de contagios en el Distrito Metropolitano no se saliera de control como en otras urbes.