El paro nacional dejó USD 7,3 millones de pérdidas e…
El paro nacional impactó más a los alumnos de la Sie…
Los fabricantes de jeans de Pelileo solicitan crédit…
Ocho bandas tienen la voluntad de llegar a una tregu…
La contaminación subió un 500% en cinco zonas de Quito
Los cabos de pesca son reciclados para hacer product…
Los movimientos indígenas se fortalecen con el paro
25 años de cárcel a hombre que violó y contagió VIH …

La 6 de Diciembre ya no tiene cables

En el polígono localizado entre las avenidas De los Shyris, Naciones Unidas y 6 de Diciembre, incluida una sección del  bulevar de las NN.UU. ya no se ven los cables colgando de los postes de alumbrado público. Los trabajos de soterramiento concluyeron este fin de semana.

El sábado se intervino la Plaza Argentina, ubicada en el cruce de las avenidas Eloy Alfaro y 6 de Diciembre y ayer los trabajos fueron en la avenida Portugal.  

Con el proyecto de soterramiento, el Municipio busca   reordenar, mejorar y racionalizar las redes de servicio eléctrico y telecomunicaciones mediante la instalación de ductos subterráneos a lo largo de las aceras de varias vías del sector, eliminando la contaminación visual para mejorar la calidad de los servicios.

Los trabajos incluyen mejorar las aceras, bancas, luminaria nueva, implementación de mobiliario público, recuperación de vegetación y generación de un espacio ciudadano. En la avenida De los  Shyris, a fines de este mes, se iniciarán los trabajos con la colocación del alambrado.

Otro de los beneficios para la ciudadanía es que el  soterramiento de cables evitará el corte seguido del servicio de energía eléctrica, telefónico e Internet, lo que ocurre por caída de postes o daños en los alambres. Al canalizar el alambrado solo el personal especializado tendrá la autorización para revisar el material, sin perjudicar a los demás.

Actualmente, varios sectores de la capital están siendo intervenidos. En el caso de  la avenida  República de El Salvador, la obra concluyó.  Según los moradores del sector, la intervención ha sido positiva. “Ahora las aceras son amplias, hay nuevo mobiliario y luminaria que dan una sensación de seguridad”, comentó Liliana Gangotena, moradora del sector.