EE.UU. retira a las FARC de lista de grupos terroristas
Biden planea reglas estrictas para viajeros por nuev…
Siete pasos se necesitan para lavarse bien las manos
La seguridad en las fronteras se debilitó en tres años
Nuevos cuadros se forman para renovar el espectro político
Contratos petroleros ya pueden modificarse con la Ley
‘Júnior’, el testigo silencioso del éxito de Independiente
Jaime Culebras trabaja en la conservación mediante s…

Ciclista de élite fue víctima de asalto mientras se entrenaba en montaña de Quito

El hecho sucedió en el parque metropolitano de Chilibulo-Huayrapungo, en el sur de Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El hecho sucedió en el parque metropolitano de Chilibulo-Huayrapungo, en el sur de Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El hecho sucedió en el parque metropolitano de Chilibulo-Huayrapungo, en el sur de Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Isaac Yaguaro es un deportista venezolano de 27 años. Llegó al país en el 2018 para competir en equipos profesionales ecuatorianos de ciclismo de ruta. Antes, él representó a Venezuela en los Juegos Panamericanos y otros torneos internacionales de ese deporte en Sudamérica, Centroamérica y El Caribe.

En la actualidad, él forma parte del Team Eagles Bike de Ibarra. La mañana de ayer, domingo 31 de mayo del 2020, él y su esposa fueron víctimas de un asalto mientras se entrenaban en el parque metropolitano de Chilibulo-Huayrapungo, en el sur de Quito.

A continuación su testimonio:

“El robo se registró a las 11:30 de ayer en el parque de Chilibulo. Una mujer y un hombre, de aproximadamente 50 años, y otros tres jóvenes nos atacaron de forma agresiva. Ocurrió en un camino empedrado, 50 metros más arriba de la carretera que conduce a la parroquia de Lloa.

Esas personas aparentaban ser una familia y no les prestamos mucha importancia; en esos momentos tomábamos fotografías del paisaje. Recuerdo que la mujer llevaba sobre su pecho unos binoculares de marca Olympus. Se acercaron despacio y súbitamente nos amenazaron con cuchillos y machetes. Nos arrojaron al piso, amarraron y obligaron a subir por la montaña. Caminamos cerca de dos horas mientras nos escondían y amenazaban con matarnos si hacíamos algo.

Ellos necesitaban arribar a la cima y desde allí tomar un camino que los condujera al Hospital del Sur. Cuando llegamos a la punta del cerro, nos obligaron a bajar un poco y nos abandonaron. En esos momentos, solo pensaba en mi hijo de dos años que nos esperaba en casa.

Lamentablemente nos arrebataron nuestras herramientas de trabajo y sustento, las bicicletas de ruta y montaña. Mi esposa también es deportista y trabaja en un equipo colombiano. Se llevaron nuestro esfuerzo y sacrificio en Ecuador porque las compramos aquí.

En el trayecto iba muy pendiente de lo que pasaba alrededor. Así noté que uno de los sospechosos tenía el tatuaje de una especie de lagartija roja en el cuello. En el brazo tenía una culebra mal dibujada que decía Cobra. También se robaron nuestros teléfonos celulares, poco dinero en monedas, cascos y los lentes de entrenamiento. Por suerte no teníamos los documentos a la mano.

Mi trabajo es el deporte y llegué aquí por mi trayectoria. En mi país fui seleccionado de ciclismo y campeón nacional. También medallista panamericano y centroamericano. Mi primer mundial de ruta fue en el 2011.

Luego del robo, ellos desaparecieron y nosotros regresamos a la carretera principal. Subimos al puesto de seguridad (policial) y los agentes nos dijeron que no había más que hacer, que (los atracos) siempre ocurren en esa zona y debíamos tener más cuidado. Les pregunté en dónde se puede presentar la denuncia y nos indicaron que actualmente no hay funcionarios por el covid-19, que nadie puede tomarla, que lo ocurrido ya no es flagrancia.

Al final no hubo más que hacer y nos ofrecieron llevarnos a la casa. Tras denunciar en Facebook lo que nos sucedió, un investigador de la Policía Judicial se contactó conmigo y espero presentar la denuncia formalmente. La idea es que haya una constancia del robo de las bicicletas, tengo la esperanza de que aparezcan.

Ayer, nuestro objetivo era entrenar un poco y entiendo que existe un permiso para los atletas de alto rendimiento; llevábamos dos meses sin salir y practicar nuestro deporte. A la gente le recomiendo que ande con mucho cuidado en ese sector, es muy peligroso”.

Suplementos digitales