Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 29 de julio del 2021
Imprudencia del conductor, el mayor riesgo del ciclista
Tres colonias de extranjeros encaran diferentes suertes
La población vacunada repuntó en Santo Domingo
La reforma a la Ley educativa acorta en 7 años la vi…
170 causas recayeron en 9 jueces; sorteos son indagados
Obras apuntan a seguridad y a dar más relevancia a l…
Presidente de Bolivia anuncia reanudación de gabinet…

El cambio de clima afecta a la rutina

Una vista de las montañas.    Ayer  se pudo observar   nieve en los cerros. La temperatura fue de  8 grados.Bolívar Vásquez / EL COMERCIO

Una vista de las montañas. Ayer se pudo observar nieve en los cerros. La temperatura fue de 8 grados.Bolívar Vásquez / EL COMERCIO

La variabilidad climática se mantuvo en Quito el fin de semana. Desde temperaturas mínimas al amanecer, que no superaron los 10° centígrados hasta la máxima de 22,7° registrada al mediodía.

Las lluvias acompañadas de granizo fueron la constante, especialmente por las tardes . Según el Instituto Nacional de Meteorología en Hidrología (Inamhi) las precipitaciones (el viernes) alcanzaron los 10,7 milímetros (mm), en el sur.

Víctor Chamba, artesano y comerciante de marionetas, vende sus artesanías en el Centro Histórico desde hace 15 años, pero tuvo problemas. “Las lluvias alejan a la gente y eso afecta a quienes no tenemos un lugar fijo para vender. El viernes solo vendí tres marionetas”.

La lluvia no solo afecta a los comerciantes. Narcisa López pasó un mal momento. El patio de su casa en la Argelia Alta, al suroeste de la ciudad, se inundó.

Ayer, en cambio, durante la mañana el cielo lució despejado y se pudo observar las montañas que rodean a Quito. En algunas cumbres se observó nieve. En la tarde hubo lluvia con granizo (en San Roque, por ejemplo).

Según los registros del Inamhi, las precipitaciones del sábado alcanzaron 35,5 mm al sur y15,6 al norte. El Inamhi estableció un promedio de lluvias de 24,8 mm para agosto. Sin embargo, con estos cambios climáticos, subió a 44,1 mm.

Ayer, por la mañana, Kléver Cuadrado, su familia y su mascota salieron al ciclopaseo aprovechando el buen clima. Aunque tenía poncho de aguas.