El Reino Unido ofrece incentivos a los jóvenes para …
Las playas de Santa Elena registraron gran afluencia…
La construcción del hospital de Pedernales tiene un …
Un deslave dejó aislada a la parroquia Monte Olivo, …
Israel arranca la vacunación general a mayores de 60…
Desde este 1 de agosto de 2021 se puede acceder a be…
Italia inmuniza al 60% de su población de más de 12 años
La demanda para vacunarse en Manabí se mantuvo alta …

36% de buses ya son parte del acuerdo para mejorar el servicio en Quito

Un bus que cubre la ruta Calderón-Carcelén-La Ofelia viajó ayer lleno de pasajeros. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Un bus que cubre la ruta Calderón-Carcelén-La Ofelia viajó ayer lleno de pasajeros. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Un bus que cubre la ruta Calderón-Carcelén-La Ofelia viajó ayer, 13 de enero del 2021, lleno de pasajeros. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El alza de 25 a 35 centavos en el transporte público de Quito está prevista para el próximo 1 de marzo. Este jueves, 14 de enero del 2021, finaliza el plazo para que 69 operadoras de buses firmen una adenda como primer paso para acceder a ese incremento.

Así se definió en la Ordenanza del Sistema Integrado de Transporte Público, que entró en vigencia el 3 de diciembre.

Ese número de operadoras representa a 3 020 buses urbanos de Quito. Guillermo Abad, secretario de Movilidad del Municipio, señaló que ayer, hasta las 16:00, 1 100 unidades firmaron.

¿Qué establece la adenda? Hay dos temas importantes. El primero es un manual de cumplimiento de indicadores de calidad. El segundo es un compromiso para participar en el concurso para la asignación de rutas y frecuencias.

La calidad, según Abad, se medirá respecto de ocho parámetros que tienen 32 indicadores. Así, en 30 días hábiles (24 de febrero), la Secretaría evaluará el cumplimiento y autorizará el nuevo pasaje para cada una de las operadoras.

Sin embargo, esta etapa servirá más para que las cooperativas implementen la tecnología que permitirá medir los indicadores. Por ello, el control estará en manos de esta entidad y no en operativos en las vías.

Abad explicó que es un cambio tecnológico, ya que los dispositivos monitorearán los kilómetros recorridos, la velocidad, la georreferenciación para verificar el uso de paradas y el conteo de pasajeros (aforo).

Los acuerdos legales se comenzaron a firmar el martes 12 de enero. Jorge Yánez, dirigente de la Unión de Operadoras de Transporte Urbano, indicó que esto fue posible después de una reunión que empezó la tarde del lunes y se extendió hasta la madrugada del martes.

“Nos ajustamos a lo que establece la Ordenanza”. El dirigente comentó que su agrupación aglutina a 900 buses y no se aceptaron a más operadoras, sobre todo porque no todas están dispuestas a implementar cambios, como el sistema electrónico de recaudo.

En los 900 de buses de la Unión de Operadoras se empezará, en las próximas semanas, a instalar la tecnología para el cobro mediante tarjeta y no con dinero físico.

El presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo, Santiago Guarderas, aseguró que el plazo que establece la normativa “no es fatal”. Es decir, es posible que se firmen adendas después de hoy.

Sin embargo, Abad dijo que la Ordenanza es clara y ninguna operadora podrá firmar la adenda después. Así, esas cooperativas no podrán subir su pasaje y tampoco presentarse al concurso de asignación de rutas y frecuencias.

El Municipio prevé que hasta hoy, 14 de enero, 2 000 buses estén dentro del proceso para el incremento de la tarifa.

En esta fase de prueba, una herramienta para los usuarios será la aplicación Movilízate UIO. Abad dijo que esta es una de las opciones tecnológicas que permitirán verificar el cumplimiento del servicio en los buses.

Actualmente, por la emergencia sanitaria, el transporte opera al 50% de su capacidad. Una queja constante de los pasajeros es que esa disposición no se cumple.

Moradores de Calderón, Carapungo, Carcelén, San Antonio de Pichincha, Ciudadela Bicentenario, La Roldós, Pisulí, La Pulida, barrios del norte de Quito, viven odiseas a la hora de tomar unidades para dirigirse a sus destinos.

Los buses viajan repletos en las horas pico. “Hay cooperativas que brindan servicio a Calderón y sus vehículos siempre viajan con demasiadas personas. Se reclama al chofer y se enoja”, manifestó ayer Wilfrido Ibujés, vecino de Calderón.

Respecto del concurso, la Secretaría de Movilidad prevé lanzarlo el próximo 12 de febrero. El objetivo es que hasta el 30 de junio, 275 rutas y frecuencias sean asignadas a operadores nacionales o internacionales.