Detectan una nueva variante del coronavirus nunca an…
España pone fin al uso obligatorio de la mascarilla …
Asociación denuncia el asesinato de una joven trans …
Honduras se convierte en el tercer país del mundo en…
Al menos 1 muerto al derrumbarse un edificio de depa…
Militares decomisan 52 000 municiones en zona fronte…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…

Un bebé, un niño y una adulta heridos por explosión de un tanque de gas en un departamento en Guamaní, sur de Quito

Debido a la explosión, el departamento ubicado en el segundo piso de una vivienda quedó afectado. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Quito

Debido a la explosión, el departamento ubicado en el segundo piso de una vivienda quedó afectado. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Quito

Un bebé, un niño y un adulto mayor resultaron heridos por la explosión de tanque de gas en un departamento en Guamaní, el 20 de febrero del 2021. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Quito

Tres personas heridas dejó la explosión de un tanque de gas en un departamento ubicado en el sector de Guamaní, sur de Quito, aproximadamente a las 07:00 del sábado 20 de febrero del 2021. El Cuerpo de Bomberos de la capital informó que los afectados son un bebé de dos semanas de nacido, un niño de 13 años y una mujer adulta mayor. 

El niño presentaba quemaduras graves de segundo y tercer grado en el 20% de su cuerpo, sobre todo, en el tórax, mientras que el bebé está en condición estable. El menor herido fue trasladado al Hospital Baca Ortiz para recibir atención médica.

Según el reporte de los Bomberos, una mujer adulta mayor, con problemas respiratorios fue valorada; sufría el shock de la explosión, pero no tuvo más inconvenientes en su salud.

En el lugar se produjo una deflagración por la acumulación de gas de uso doméstico en una habitación. El capitán Jorge Almeida, director de Operaciones del Cuerpo de Bomberos del Distrito Metropolitano de Quito, detalló que la explosión ocurrió en la planta baja de un edificio de tres pisos, esta era arrendada a una familia. Los otros departamentos no fueron afectados.

Almeida recuerda que este tipo de explosiones ocurre porque la fuga de gas no suele ser percibida y el combustible acumulado en una habitación estalla, no porque explote un cilindro. Esto ocurrió en Guamaní: el gas había escapado y se había concentrado en la habitación debido a una falla en la válvula de una cocina industrial que se usaba en el lugar.

El niño de 13 años afectado, probablemente, no percibió el olor del gas y seguramente encendió un interruptor o un fósforo y se produjo el estallido. La cocina industrial no contaba con un regulador que es imprescindible en ese tipo de aparatos.

El ECU 911 reportó que la onda expansiva de la explosión afectó la infraestructura de la vivienda en donde ocurrió el incidente.

La propiedad, de tres pisos, tenía dos columnas con pandeo (curva) y pérdida de material. Además, la mampostería quedó fisurada y una pared destruida.

Debido a la afectación en uno de los pisos de la vivienda, los Bomberos hicieron evacuar a los residentes de los otros dos departamentos por seguridad.

La emergencia fue atendida por 10 miembros del Cuerpo de Bomberos, una unidad polivalente contra incendios, dos ambulancias y un motorizado.

Los Bomberos revisaron los cilindros de gas que estaban en el lugar y comprobaron que se encontraban en buen estado.

El oficial alerta que la explosión de una bombona de gas no suele ser el inicio de un incendio, estos estallan producto del fuego, ya que luego de ocho y 12 minutos el cilindro se hincha, se produce una fisura y el estallido.

El capitán Almeida informó que en 2020 se registraron 30 explosiones debidas a la fuga de gas licuado de petróleo en el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). En este 2021, la explosión ocurrida el sábado 20 de febrero, es la primera de este tipo registrada en el DMQ.

En total durante este 2021 se han registrado dos explosiones por distintos motivos en Quito. El año pasado hubo 125.

Según el reporte preliminar de los Bomberos, la onda expansiva afectó las columnas y la mampostería de la vivienda. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Quito

Almeida recuerda que el gas licuado de petróleo no tiene olor, pero para que sea detectable cuando escapa de los cilindros se le añade un aditivo, el mercaptano, una sustancia basada en azufre que huele a podrido para poder ser percibido.

Agentes de la Policía llegaron al sitio para resguardar la zona, mientras los Bomberos inspeccionaban la vivienda para emitir una evaluación final de las posibles causas de la explosión.