Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

El balneario del Tingo tuvo una gran acogida en el Feriado

Foto: Ericka Guarachi

Foto: Ericka Guarachi

Foto: Ericka Guarachi

La fila de personas que esperaban para ingresar al balneario municipal El Tingo, en el valle de Los Chillos, doblaba la cuadra, a las 10:00, de este sábado 4 de abril.

Sombrillas y gorros fueron necesarios para paliar el fuerte sol que acompañó a las decenas de turistas que esperaban para ingresar a las piscinas de agua termales.

Desde diversos sectores de la ciudad acudieron a este sitio de distracción. Pilar de Catota, de 61 años, acudió a estas piscinas, a las 06:30; lo hizo con sus hijos y sus nietos; en total 20 personas. Contó que luego de la piscinas, acudirían a Sangolquí, para disfrutar del popular hornado. Llegaron desde Chillogallo, en el sur de Quito.

Julio Llumiquinga, de 28 años acudió con su familia al balneario. Para él, ir a El Tingo, es una manera de relajarse sin gastar tanto dinero. Tenía presupuestado unos USD 20 en comida y uno que otro antojo para su hija y su esposa.

Los platos típicos se ofertaban desde temprano. Hornado, morochos, y pollos a la brasa eran parte del menú de los visitantes, en las afueras del balneario; son cerca de 20 locales que ofrecen un variado menú. Por la mañana, la venta de empanadas con morocho por USD 1,50 fue una constante entre los bañistas .

Para los niños había todo clase de flotadores de alquiler o de venta. Unos siete comerciantes se dedicaron a vender zapatillas, gorros y ternos de baño. Uno de ellos es Diego Diaz, quien vende zapatillas desde USD 3. La venta de estos implementos es buena en comparación de otros días, dijo.

Foto: Ericka Guarachi