Herramienta identifica zonas de Quito con más femicidios
La Tricolor probará nuevos jugadores contra México
La protesta mesurada devino en un caos de piedras y …
Al menos 18 detenidos en jornada de protesta
Cinco personas investigadas por agresión al espacio …
Volcán de La Palma: elevación del terreno, gases y lava
Conaie confirma movilizaciones del 27 de octubre
Muertos y desaparecidos por lluvias en Sicilia

La alegría por la visita del Papa no conoce de fronteras

Devotos de toda la región andina llegaron a Ecuador para presenciar la misa campal del Papa en el parque Bicentenario. Foto: EL COMERCIO

Devotos de toda la región andina llegaron a Ecuador para presenciar la misa campal del Papa en el parque Bicentenario. Foto: EL COMERCIO

Ni las largas distancias ni las fronteras impiden a los creyentes compartir la alegría que genera el papa Francisco en su visita a Ecuador.

Por ese motivo, entre las miles de personas que están en el parque Bicentenario de Quito, también hay devotos de toda la región andina.

Uno de ellos es César, un sacerdote diocesano que llegó desde Lima con una bandera blanca y roja.

Devotos de toda la región andina llegaron a Ecuador para presenciar la misa campal del Papa en el parque Bicentenario. Foto: EL COMERCIO

El religioso de 35 años trabaja en la parroquia Santísimo Redentor de los Jardines y es sacerdote desde hace cinco años. “Con la presencia del Papa se rompen los rencores y se unen las personas de todos los países. Vivir esta experiencia nos llena de alegría porque así podemos escuchar de viva voz al pastor que nos guía”, dijo el sacerdote peruano.

Desde Lima, también motivados por la visita del Pontífice, llegaron los esposos Javier Olortegui y Gisela León. “Vinimos preparados para el frío, trajimos un poco de café en un termo y ropa abrigada”, dijo el ciudadano peruano que está por primera vez al Ecuador.

En el Bicentenario también está un alegre grupo de creyentes colombianos, quienes hicieron fila en los exteriores del parque desde el sábado. “Estamos con la bandera de nuestro país. Nos ha motivado la llegada del Santo Padre y algunos han hecho 30 horas de viaje”, dijo el devoto colombiano Filiberto Rojas. En ese grupo estaban personas de Bogotá, Popayán, Pasto, entre otras ciudades.

Suplementos digitales