Putin defiende la victoria de su partido ante las de…
Suiza adopta por referéndum el matrimonio entre pers…
Asesor de Biden visitará Ecuador para crear plan eco…
Videos registran movimiento del sismo de 5.8 en Grec…
Partido Socialdemócrata gana elecciones federales de…
Escenario incierto en la Asamblea para proyecto económico
La deducción de gastos se reemplazaría por un ‘…
Las casas de acogida resisten a la pandemia y a la f…

Aglomeraciones y desorden en el mercado de San Roque este viernes 23 de abril del 2021

Foto: Julio Estrella

Foto: Julio Estrella

El toque de queda en Pichincha y otras 15 provincias inicia a las 20:00 de este viernes 23 de abril del 2021. Foto: Julio Estrella / El Comercio

Cientos de personas acudieron de forma masiva al mercado de San Roque, en el Centro Histórico de Quito, durante la mañana de este viernes 23 de abril del 2021 para hacer compras.

A lo largo de las calles Cumandá y Loja, cientos de comerciantes informales se aglomeraron con frutas, hortalizas, legumbres y demás productos de primera necesidad. Las aceras lucían repletas de gente que utilizaba la mascarilla de forma inadecuada, se la colocaban por debajo de la quijada. Algunos se topaban la cara con las manos que luego agarraban los productos y nadie respetaba los distanciamientos.

Algunos clientes contaron que hicieron compras para abastecer las despensas de alimentos en sus casas. Esto luego de que fuera decretado el estado de excepción, desde las 20:00 del 23 de abril hasta las 23:59 del 20 de mayo del 2021, para contener la propagación del covid-19.

El populoso Mercado de San Roque durante la mañana de este viernes 23 de abril del 2021. Foto: Julio Estrella

Héctor Tapia, vecino del barrio San Diego, ubicado junto al centro de abastos, manifestó que las personas salieron temprano a adquirir los alimentos que consumirán durante el fin de semana. “Yo lo haré por la tarde. Los compradores vienen aquí porque es más barato”.

Los clientes se llevaban los productos por quintales, principalmente papas, cebollas y hortalizas. Otros preferían comprar los mariscos por baldes. En medio del desorden, los agentes metropolitanos patrullaban la zona para pedir a la gente que no se aglomere.

Suplementos digitales