La eliminación del ISD en el sector aéreo impulsará …
Una caravana por Quito está prevista para la noche d…
Policía libera a un empleado retenido por los presos…
COE de Huaquillas solicita que se revise el estado d…
La Asamblea rechaza las críticas por vehículos; dice…
La alta demanda de los jóvenes agota las vacunas en …
Adolescente denunció a su padre porque lo puso a hac…
Continúan réplicas en norte de Perú, que ya suma más…

Aglomeraciones y desorden en las calles del Centro Histórico

Peatones y vendedores en la calle Rocafuerte, en el Centro Histórico de Quito. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

Un alto flujo de personas se produjo durante la mañana de este sábado 29 de mayo del 2021 en las principales calles del Centro Histórico de Quito. Cientos de personas y familias salieron de compras a esa zona, una de las más afectadas por el incremento de casos de covid-19.

Datos del COE provincial refieren que, hasta el 17 de mayo del 2021, allí se registraron 2 658 contagios. No obstante, los peatones y comerciantes autónomos salieron de forma masiva a las calles sin respetar los dos metros de distanciamiento

En algunos casos se retiraron las mascarillas o se las colocaron por debajo de la quijada, estornudaban sin importar quiénes se encontraban en los alrededores.

Las vías Rocafuerte, Chile e Imbabura fueron las que concentraron a la mayor cantidad de gente y desorden. Desde la plaza de Santo Domingo hasta las inmediaciones del mercado de San Roque, los peatones caminaban de forma desordenada, así como quienes expendían frutas, hortalizas y accesorios de telefonía celulares. 

Los carros se movilizaban despacio y en promedio se demoraban 15 minutos en circular en la zona. 

A lo largo de la Imbabura, los vendedores colocaban zapatos, ropa, alimentos sobre las aceras obstaculizando el paso de los transeúntes

La Chile se convirtió en un hervidero de gente y el esfuerzo de los agentes metropolitanos era casi nulo cuando les pedían que guarden los distanciamientos

“Esto vivimos todos los días y en los fines de semana se agrava. Las aglomeraciones son insoportables y nadie nos ayuda”, manifestó Ángel Caiza, un comerciante de ropa cuyo local se ubica en la calle Cuenca. 

Aseguró que los dueños de los locales se han reunido con las autoridades para solucionar el problema de la venta informal que genera aglomeraciones, pero, asegura, solo se han dado talleres de trabajo que no han llevado a mejorar la situación.

En la zona bancaria del hipercentro se produjo un importante flujo de gente, principalmente en las inmediaciones de los centros comerciales y el parque La Carolina. En el bulevar de la avenida Naciones Unidas, niños y jóvenes paseaban con sus mascotas y adultos mayores caminaban para ejercitarse. 

En las canchas de fútbol y baloncesto hubo personas que se divertían. Otras se paraban a ver los partidos que se jugaban. 

En las puertas de los centros comerciales se tomaba la temperatura a los visitantes y en los patios de comidas se respetaron los aforos. A partir de las 12:00 se formaron pequeñas filas en los quioscos de las cadenas de comidas y heladerías. 

“En realidad veo poca gente, no como en otras épocas sin pandemia. Ojalá que la gente no salga mucho porque el coronavirus está terrible”, manifestó Rosa Guachamín, quien llegó al Quicentro proveniente de Cumbayá

Karen Castro se reunió con sus amigas en la puerta del Quicentro Shopping para celebrar un cumpleaños. “Adentro del establecimiento hay poca gente, la situación es complicada en el parque La Carolina y las canchas”, afirmó.