Tanatólogos conviven con la muerte y el dolor de la gente
Clases presenciales suspendidas en 193 cantones por …
El repunte de casos de covid-19 incrementa el riesgo…
El trámite de las amnistías es prioridad para la Asamblea
Ministro de Energía: ‘Cuando estuvo cerrado el catas…
La Tricolor está a 4 puntos del Mundial
Erupción del volcán de Tonga, una de las más potente…
Un suicidio conmociona Turquía y genera el debate so…

Aglomeración en el Centro Histórico por ventas ambulantes

Autoridades realizan operativos para controlar aglomeraciones en el Centro Histórico de Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Autoridades realizan operativos para controlar aglomeraciones en el Centro Histórico de Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Autoridades realizan operativos para controlar aglomeraciones en el Centro Histórico de Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

El Centro Histórico es una de las parroquias urbanas de Quito con mayor cantidad de casos de covid-19. Datos del COE provincial refieren que se han reportado 609 hasta el 1 de agosto del 2020. En Chillogallo, Guamaní y Belisario se han registrado 1226, 976 y 793 respectivamente.

Los técnicos de la administración zonal Manuela Sáenz, a la que pertenece el Centro Histórico, han identificado que entre las zonas más conflictivas en donde se producen aglomeraciones están las calles Rocafuerte, Imbabura y Mejía.

Ante esa situación, los operativos de control y bioseguridad se despliegan de forma permanente en ese sector. Uno se realizó desde las 7:30 de este martes 4 de agosto del 2020 en la intersección de las vías Mejía y Mires. Militares, agentes metropolitanos y personal de la Agencia Metropolitana de Control (AMC) recorrieron la zona y pidieron a los comerciantes que respeten los distanciamientos.

En ese sector hay un alto flujo de vendedores porque se expenden toda clase de productos al por mayor. Cuando observaron que se acercaban las autoridades, tomaban su mercadería y se iban rápidamente. Los soldados realizaban cacheos a los transeúntes y también inspeccionaban vehículos.

Rita Cajilema, técnico de seguridad de la administración Manuela Sáenz, explicó que las intervenciones se realizan todos los días. “Hay inseguridad al comprar en la calle, pero existen locales sí que respetan las normas de bioseguridad”.

También hubo presencia policial en las inmediaciones del mercado de San Roque. Tres caballos de la Unidad de Equitación y Remonta recorrieron las calles Cumandá, Loja, Ambato y Abdón Calderón.

Los jinetes de esa dependencia utilizaron banderas rojas con el mensaje: “peligro, alto riesgo de contagio de covid-19”. Al estandarte lo llevaban arriba del asta, lo cual significaba que patrullaban en una zona sin distanciamiento físico y con alto riesgo de contagio. La Policía Nacional implementó esa estrategia para combatir la propagación del coronavirus como parte del programa ‘Tu distancia es mi derecho’.

Suplementos digitales