19 de agosto de 2020 20:55

Christian, víctima de la delincuencia: Dos personas en una moto me cruzaron y con una pistola me robaron la bicicleta

Foto referencial. Dos personas robaron su bicicleta, cada uno en una moto diferente, que le costó USD 750. Christian pide a la ciudadanía que no compre artículos robados. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Foto referencial. Dos personas robaron la bicicleta de Christian, cada uno en una moto diferente, que le costó USD 750. Christian pide a la ciudadanía que no compre artículos robados. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 23
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Diego Puente

Testimonio de Christian, víctima del robo de su bicicleta en la calle Ulloa y Mariana de Jesús, centro-norte de Quito. Ocurrió el sábado 8 de agosto del 2020 mientras se dirigía a su trabajo.

Dos personas robaron su bicicleta que le costó USD 750. Christian pide a la ciudadanía que no compre artículos robados, "no saben qué historias hay detrás de los precios que parecen económicos", dice.

A continuación, su testimonio:

“Dos personas que iban en una moto me cruzaron ante de llegar a la intersección de la Ulloa y Mariana de Jesús. Me di cuenta que se trataba de un asalto. Entonces tuve que frenar de golpe para ver si podía evitarlos, pero no lo logré. Uno de ellos tomó el manubrio de la bicicleta y el otro me apuntaba con una pistola.

Todo sucedió el sábado 8 de agosto. Ese día me tocó ir a la oficina que queda por el Ejido. Al final del día salí tarde, porque tenía que cerrar unos balances. Recuerdo que esto ocurrió a las 19:00.

El asalto no duró ni 30 segundos. Me hicieron frenar de golpe. A gritos exigieron que me bajara. Todo era con amenazas e insultos y luego me gritaron que no los siguiera. Dijeron que me iban a matar si gritaba.

Me dieron la orden que camine lejos de la bicicleta, que me vaya y que no los mire. Yo solo atiné a darles la espalda. No podía dar un paso. Estaba asustado. Temía que me disparen.

Cuando regresé a ver –con mucho miedo- pude observar que uno de los atacantes se llevaba mi bicicleta, que me costó USD 750. El otro, que estaba en la moto, lo escoltaba. Tomaron la avenida Mariana de Jesús y fueron hacia la 10 de Agosto.

Me duele, porque no me siento seguro en la ciudad. Por la emergencia no tomo bus y preferí usar la bicicleta. Vi que hay más espacios en la ciudad, más ciclovías, pero la inseguridad es terrible. Uno queda curado después de estas experiencias.

El dinero no lo voy a recuperar, pero sé que estoy vivo. Sigo asustado. No denuncié en la Policía, porque sé que hay otros casos en los que no existen resultados. Me han dicho que las bicicletas son muy fáciles de vender en el mercado ilegal.

Yo solo pido a la Policía que patrulle más. Así haya 20 ciclovías en la ciudad, la gente no va a usar las bicicletas por temor a ser asaltada.

También pido a la ciudadanía que colabore. Que no compre artículos robados. No saben qué historias hay detrás de los precios que parecen económicos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)