28 de abril de 2019 18:32

Quito acogió su primera 'Marcha de la Vida' en recuerdo del Holocausto

Imagen referencia. Una imagen de la exposición de la Casa Cultural Trude Sojka, ubicada en La Floresta, en Quito, que muestra la historia de tragedia, miedo y esperanza del Holocausto nazi. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Imagen referencia. Una imagen de la exposición de la Casa Cultural Trude Sojka, ubicada en La Floresta, en Quito, que muestra la historia de tragedia, miedo y esperanza del Holocausto nazi. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 5
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La capital ecuatoriana acogió este domingo 28 de abril de 2019 su primera 'Marcha de la Vida', una iniciativa para recordar a las víctimas del genocidio judío durante la Segunda Guerra Mundial y en la que tomaron parte unas 2 500 personas, entre ellos algunos descendientes de  alemanes.

Bajo el lema de 'Unidos para ser luz', los participantes, en su mayoría miembros de diferentes congregaciones cristianas evangélicas, se concentraron a primera hora de la tarde en el céntrico parque El Ejido de Quito y marcharon hacia el aledaño Teatro Nacional de la Casa de la Cultura.

Al ritmo de cánticos en hebreo y con pancartas en las que manifestaron su apoyo al Estado judío, los participantes caminaron ondeando banderas israelíes y haciendo sonar el shofar, instrumento hecho con el cuerno de un carnero y que se suele emplear en actos litúrgicos.

"Es un movimiento que viene desde Alemania y se ha expandido en 23 países hasta ahora, y en 400 ciudades y pueblos de todo el mundo", explicó a Efe el representante de la 'Marcha de la Vida' en Ecuador, Philipp Bissegger.

Su movimiento surgió en 2007, cuando descendientes de nazis alemanes se sumaron a sobrevivientes del Holocausto para recorrer las antiguas sendas conocidas como "marchas de la muerte", en las que los nazis hicieron caminar a cientos de miles de judíos pese al frío y al hambre.

Esta iniciativa busca ahora la reconciliación entre los pueblos y romper el silencio en torno a los tabúes de las familias alemanas sobre una de las épocas más oscuras para la humanidad.

"Cada año alrededor de Yom Hashoá (Día del Holocausto, en hebreo) se repiten estas marchas para levantar una voz en contra de todo antisemitismo y recordar, reconciliar y levantar una bandera a favor del pueblo de Israel", añadió Bissegger.

A diferencia de la comunidad internacional, que conmemora el Holocausto el 27 de enero, día de la liberación de Auschwitz en 1945, en Israel se conmemora un semana antes del día de su fundación, el 14 de mayo de 1948.

La organización 'Marcha de la Vida' asumió como suya esa fecha y este domingo agrupaciones juveniles con panderetas o cintas de colores animaron una procesión en la que participaron asimismo miembros de la comunidad judía ecuatoriana.

En la cabecera de la movilización, una gran pancarta que rezaba: "Marcha en contra del antisemitismo y a favor de Israel".

Edwin Guillermo Sánchez, representante del Cuerpo de Pastores de Quito, una de las organizaciones anfitrionas del evento, calificó la marcha de "histórica" y resaltó que la convocatoria es un recordatorio de "una situación en la que el hombre pierde los valores y principios y se desintegra".

El teatro capitalino albergó un evento posterior a la marcha en el que intervinieron supervivientes del Holocausto que buscaron refugio en Ecuador, que durante la Segunda Guerra Mundial y en los años posteriores recibió en torno a 5 000 de ellos.

El rabino de la comunidad judía de Quito, Nir Koren, hizo hincapié en su discurso en la necesidad de recordar el sufrimiento de un pueblo más allá de las cifras, de los seis millones de judíos que perecieron en el Holocausto.

"No hay nada como los números para crear una falsa ilusión de conocimiento. Los científicos dirían que hay ciertas cosas sobre las que no hay discusión, pero cómo se puede cuantificar el sufrimiento y el dolor", se preguntó el líder religioso.

Por su parte, Camilo Torres, nieto de sobrevivientes del Holocausto y representante del Congreso Judío Mundial, advirtió contra el antisemitismo y el negacionismo del que -dijo- sigue vivo pese a que "la evidencia documental de las atrocidades cometidas por el régimen de la Alemania nazi son abundantes, contundentes e irrefutables".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (2)