La esclavitud en las colonias, a través de una bravía mulata
Postales que dejó el eclipse anular solar
Trazos de un protagonista de la vida nacional
Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño
La paternidad por partida múltiple eleva el sacrificio
Los destellos de luz en la cumbre Biden-Putin
‘Sensaciones’, 30 años de un filme con espíritu musical
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 20 de junio del 2021

Con una minga y juegos tradicionales la escuela Carlos Aguilar empezó los festejos a Quito

Juegos tradicionales

Juegos tradicionales

Juegos tradicionales

Redacción Quito (I)

Hoy, sábado 22 de noviembre, desde muy temprano, escuelas de Quito hicieron una ‘Minga de la quiteñidad’. Padres de familia, estudiantes y profesores unieron sus esfuerzos para que sus planteles tuvieran una apariencia renovada ahora que se iniciaron los festejos por la Fundación de Quito.

Uno de esos establecimientos educativos fue la Escuela Carlos Aguilar, ubicada en Cumbayá, en el oriente de Quito, que empezó su minga a las 08:00.

Con escobas y baldes de agua en mano, los padres y niños atravesaban corriendo la cancha de deportes para desarrollar las tareas de limpieza.

Otros padres, con cemento y adoquines, colocaban una cerca alrededor de las plantas que tiene la institución y que tanto profesores como estudiantes cuidan todos los días.

Después de esto, los padres y alumnos se concentraron alrededor de la cancha para disfrutar de los juegos tradicionales: los ensacados, los ‘atragantados’, el huevo en la cuchara y más. Entre risas y aplausos eran reconocidos los ganadores.

Luego de los juegos, en cada aula se realizó la Pamba Mesa. Un espacio en donde se comparte los alimentos que cada uno trajo. Fritada, mellocos, habas, queso… fueron parte del banquete que padres, profesores y estudiantes degustaron.

La rectora del plantel, Elsa Torres resaltó el proyecto convocado por el Ministerio de Educación para no perder las tradiciones indígenas y propias de nuestra cultura. Además, destacó la participación de los padres de los cerda de 1 000 estudiantes.

Torres explicó que para este evento hasta la lista de productos que debían servir en la mesa fue indicado por el Ministerio de Educación.