8 de enero de 2019 00:00

Operador privado para el Metro de Quito, en análisis

En la estación Iñaquito, ubicada en el norte, se registra el mayor avance en la instalación de la panelería. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En la estación Iñaquito, ubicada en el norte, se registra el mayor avance en la instalación de la panelería. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 27
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 36
Daniel Romero

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La primera opción del Municipio para la operación del Metro de Quito es la concesión a una empresa privada.

Actualmente se desarrolla un estudio definitivo que toma en cuenta la tarifa, la reorganización de rutas del transporte convencional y el financiamiento de la operación para elaborar los términos de referencia que se utilizarían en un concurso internacional, en busca de un operador privado.

La Alcaldía se inclinó por este planteamiento luego de realizar dos estudios. Uno el 2016, cuando la recomendación fue que por la falta de experiencia en este tipo de operación y la inversión que se requeriría, se opte por una empresa privada.

En el 2017 se realizó otro análisis, que tomó en cuenta la posibilidad de un ente privado a cargo, la demanda proyectada de 400 000 pasajeros diarios y una posible tarifa de 50 centavos (70 centavos al integrarse con el resto de sistemas).

Jorge Yáñez, gerente de la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito, señala que ese segundo estudio reafirmó la conclusión del primero, tras contar con datos más actualizados de las proyecciones.

Ahora, con un tercer estudio que terminará en marzo próximo, se definirán los lineamientos que deberá cumplir el operador para hacerse cargo.

Pero, ¿por qué una empresa privada para el Metro? Yáñez dice que un elemento es el financiamiento, ya que es necesaria una fuerte inversión (no precisa montos) para iniciar y operar. Hay gastos como la contratación de personal de mantenimiento y administrativo, la capacitación de ese personal y la infraestructura para el funcionamiento que correría por cuenta del operador.

Otro componente es la experiencia necesaria. Si bien es posible obtener asistencia internacional en este aspecto, Yáñez señala que esa capacitación y la inversión para ello estarían a cargo de ese operador privado. Una concesión de las características del proyecto Metro de Quito se negociaría con un contrato cuyo plazo está entre 8 y 10 años.

Carlos Páez, concejal de Alianza País, señala que la ley faculta a la Alcaldía a optar por la concesión o la operación municipal. La decisión aún no se discute en el Concejo.

Sin embargo, para Páez decidir por un ente privado debe ser producto de un debate. Dice que esta alternativa puede limitar la capacidad del Municipio para realizar cambios en temas como la integración de los sistemas de transporte, la posible ampliación de la Línea 1 o la instalación de nuevas paradas si la demanda llega a requerirlo.

Un tema que se debe definir para buscar un operador es la recaudación. Si bien existe una propuesta sobre la tarifa, esta todavía no ha sido aprobada por el Concejo Metropolitano.

En principio, lo recaudado por el Metro sería para ese mismo sistema. Está previsto que con la integración del transporte municipal y después el convencional, se establezca un fideicomiso.

Para esto habrá un sistema inteligente de cobro. Yáñez señala que el Consorcio a cargo de la construcción adquirirá los aparatos para el recaudo. Estos cumplen con la norma internacional, que permitirá enlazar la forma de pago (tarjeta) con el resto de sistemas.

Para César Arias, consultor en temas de movilidad, el que una empresa privada opere el Metro es una ventaja. Por ejemplo, en la contratación de repuestos se requieren menos trámites y se pueden ejecutar de forma más eficiente. Sin embargo, para que la operación no tenga inconvenientes, el experto asegura que deben estar muy claros los términos de la concesión.

Yáñez aclara que el que se definan los términos de referencia no significa que la actual administración municipal, que terminará en mayo próximo, realizará la concesión. “Esto no será una camisa de fuerza. La administración que venga tendrá un modelo y podrá decidir qué es mejor”.

El cronograma

Enero

Entre el 15 y 19 de este mes llegará a Manta el segundo tren. Se prevé que los vagones ingresen por el norte.

Marzo
Se prevé que en este mes se entreguen los términos de referencia para una eventual concesión de la operación.

Junio
Hasta mediados de este año se instalarán los aparatos electromecánicos y otros sistemas en las estaciones.

Diciembre
La Empresa Metro de Quito ha ratificado que al finalizar este año ya estaría en funcionamiento el proyecto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (3)