En Quito y Guayaquil se contaron más infractores de la ley seca

Militares de la Primera División Shyris permanecieron en la Unidad Educativa Mayor Pedro Traversari, un plantel del sur de Quito.

Militares de la Primera División Shyris permanecieron en la Unidad Educativa Mayor Pedro Traversari, un plantel del sur de Quito.

Militares de la Primera División Shyris permanecieron en la Unidad Educativa Mayor Pedro Traversari, un plantel del sur de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Los operativos ejecutados desde el pasado viernes 9 de abril de 2021 a propósito de las elecciones presidenciales dejaron más de 600 personas detenidas a escala nacional.

Según la Policía Nacional, en esa cifra se encuentran quienes cometieron delitos como daños a la propiedad, contravenciones de tránsito, posesión de drogas, entre otros.

El portavoz de la Policía, Carlos Ortega, informó que hasta el mediodía de ayer se emitieron 118 citaciones por infringir la ley seca (artículo 291 del Código de la Democracia).

La mayoría de hechos se reportó en Quito y Guayaquil. A diferencia de la primera vuelta, hubo una disminución de esas infracciones. En esa ocasión se contaron 385 sancionados.

La ley seca regirá hasta las 12:00 de hoy. Quienes la irrespeten recibirán una multa del 50% del salario básico unificado, es decir USD 200.

Para que se cumplan esta y otras disposiciones, la Policía Nacional realizó patrullajes. Allí se encontró a personas consumiendo licor en la vía pública. Hasta el mediodía se realizaron 1 440 incursiones. 83 de estos se realizaron para evitar la venta de alcohol en locales y en tiendas.

Sobre las aglomeraciones, la Policía indicó que no se reportaron mayores inconvenientes hasta las 12:00.

Algunos de estos percances se detectaron durante la mañana, en 14 centros electorales de Guayaquil. Pero se indicó que tras desplegar a policías y militares a esas zonas se lograron controlar y evitar más tumultos.

En otras provincias, en donde se registraron concentraciones masivas fueron Esmeraldas, Imbabura, Tungurahua, Chimborazo, Manabí, Santa Elena, Azuay y Morona Santiago.

A las 07:30, en los exteriores del Colegio San Felipe Neri-Riobamba, uno de los recintos de esa ciudad, la fila de sufragantes superó las dos cuadras.

En otras localidades se presentaron menos tumultos y los pocos comerciantes que salieron a las calles se ubicaron lejos de los planteles. Eso ocurrió, por ejemplo, en Ibarra.

En esta urbe, la vigilancia de los espacios públicos en los alrededores de las sedes electorales estuvo a cargo de 107 agentes de control municipal.

Para mejorar la vigilancia, en los perímetros de los centros de sufragio con mayores números de electores se instalaron cintas plásticas y vallas metálicas, para evitar la presencia de vendedores ambulantes y la congestión de vehículos.

Los agentes además se encargan de monitorear el cumplimiento del uso obligatorio de las mascarillas.

En Cuenca, si bien se cumplieron varias medidas de bioseguridad en el interior de los recintos , sí hubo tumultos, buses urbanos llenos de pasajeros e infractores de la ley seca.

El incumplimiento del aforo se evidenció, principalmente en las líneas de transporte urbano 5, 7, 16, 22 y 24.

Muchos usuarios iban de pie y en las paradas pocos choferes evitaban que se subieran más usuarios.

En los exteriores de los 60 recintos, la presencia permanente de los uniformados evitó que se instalaran las ventas informales.

240 guardias municipales fueron distribuidos en la ciudad y las parroquias rurales más cercanas. Al inicio del proceso –a eso de las 07:15- se retiró un improvisado mercado con 30 puestos, ubicado casi al pie del recinto del barrio Las Orquídeas.

En Santo Domingo de los Tsáchila, el informe preliminar no se recogen casos sobre detenciones de personas con boletas de apremio ni por citaciones. Adicionalmente, el titular del ECU 911, Juan Carlos Suárez, dijo que en esta ocasión las personas no se concentraron en grandes cantidades como sucedió en la primera vuelta.

El pico más alto de la jornada ocurrió al mediodía. Este organismo de socorro mantuvo la vigilancia en los establecimientos educativos con un total de 40 cámaras. El monitoreo seguirá hasta que se termine el procesamiento de las actas electorales.

En esta provincia, la principal novedad se dio en la terminal terrestre. Hasta allí llegaron personas que buscaban boletos para Manabí, Los Ríos, Esmeraldas y Pichincha.

En estas instalaciones normalmente se mueven a diario unas 10 000 personas. Pero hasta el mediodía de ayer, la cifra ascendió a 30 000.

Algo parecido ocurrió en las terminales terrestres del norte y sur de Ambato. Pasadas las 16:00, el movimiento aumentó especialmente con dirección a Quito y Latacunga. Las boleterías lucieron llenas.

Al menos 1 234 miembros de la Policía Nacional realizan los controles de seguridad en el sector financiero, calles, parques y avenidas de los nueve cantones de Tungurahua. Además, en los 164 recintos electorales.

Durante los operativos efectuados por los agentes, 17 personas fueron citadas por no respetar la ley seca.

Richard Carolys, comandante de la Subzona de Policía de Tungurahua, explicó que el personal detuvo a tres personas con órdenes de captura, seis con boletas de apremio y uno por conducir en estado de embriaguez.

Aseguró que 561 de los 1 234 uniformados trabajaron en los cercos externos de los planteles.

Una vez finalizado el proceso eleccionario y terminado el conteo de los escrutinios, la orden para el personal fue transportar las actas a los centros de transmisión de datos del Consejo Nacional Electoral (CNE).