22 de octubre de 2018 15:46

La destitución del exgerente del Metro de Quito fue un pedido de la Contraloría

Mauricio Anderson, exgerente de la Empresa Pública Metro de Quito, en una rueda de prensa este 19 de octubre del 2018

Mauricio Anderson, exgerente de la Empresa Pública Metro de Quito, en una rueda de prensa el 19 de octubre del 2018. Foto: Ana María Carvajal / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 18
Evelyn Jácome
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La salida de Mauricio Anderson como gerente de la empresa Metro de Quito continúa generando polémica. Un oficio de la Contraloría General del Estado (CGE) hecho público este lunes 22 de octubre de 2018 pide que Anderson sea destituido de sus funciones debido a una responsabilidad administrativa que le impediría ejercer cargos públicos.

Según el documento con fecha 5 de octubre del 2018, por medio del oficio 39738, el contralor subrogante, Pablo Celi de la Torre, realizó un pedido al ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, para que ejecute la resolución administrativa No. 42110 del 18 de julio del 2018, que establece la sanción de destitución en contra de Anderson y la imposibilidad para ejercer cargos públicos.

Anderson, quien estuvo a la cabeza de la empresa desde junio del 2014, aseguró que el documento que se hizo público es verídico, pero que tiene otros antecedentes, y que se deriva de una sanción que no tiene fundamento de carácter legal por lo que los están impugnando. “Al final hay incongruencias de carácter jurídico”, aseguró.

La salida de funcionario tiene varias versiones. En un inicio, el Municipio de Quito en un comunicado, señaló que Anderson, quien presentó su renuncia el 15 de octubre del 2018, habría dejado el puesto por razones personales. Sin embargo, el 19 de octubre, Anderson llamó a rueda de prensa a los medios de comunicación y aseguró que su renuncia fue el resultado de una conversación en la que el alcalde capitalino, Mauricio Rodas, le dijo que la situación en la que se encontraba era “políticamente insostenible”.

Esto debido a dos notificaciones de la Contraloría General del Estado con respecto al proyecto Metro de Quito, que según Anderson no tuvieron validez. Una de ellas se relaciona con una glosa de USD 4,3 millones que estaba en investigación y que finalmente se disolvió. La otra tiene que ver con un proceso relacionado a temas administrativos que, según Anderson, estaba caducada.

Andrea González
, secretaria de Comunicación de la Alcaldía, indicó que el martes 23 de octubre del 2018, habrá sesión de directorio de la empresa Metro de Quito, en la que se aprobará la renuncia de Anderson, y a su vez, el mismo directorio deberá poner un nuevo gerente ya sea transitorio o fijo.

“Como Alcaldía somos respetuosos de lo que la Ley pida. Vamos a acatar cualquier norma que se nos indique”, aseguró.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (2)